Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Tercera Jornada de Liga

Van Gaal deja fuera a Luis Enrique

El técnico del Barça acusa de baja forma a uno de los de mejor nivel en la selección

Louis Van Gaal preparó una bomba para el regreso de la Liga. El técnico holandés dejó fuera a Luis Enrique de la convocatoria ante el Espanyol (Camp Nou, 21.00, canales autonómicos y La 2). Tampoco cuenta con Litmanen ni Abelardo, ya recuperados de sus lesiones, pero nada hace tanto ruido como la ausencia del futbolista asturiano, con quien el técnico no mantiene buenas relaciones. Van Gaal se ha escudado en la supuesta baja forma de Luis Enrique, titular y uno de los grandes destacados en el doble partido que la selección española jugó estos días ante Austria y Chipre. "Se habla mucho de rotación, pero la única rotación que tengo yo es del banquillo a la grada", respondió Luis Enrique, suplente en Santander, al conocer la noticia. "Hay que estar a la expectativa a ver cómo se soluciona el caso. Ya llegará el momento de tomar decisiones". Van Gaal ya había dejado dicho: "Quiero aprovechar el buen momento de Gabri, ya que Luis Enrique está bajo de forma". El técnico azulgrana no cuenta tampoco con Nano, Puyol ni Mario -actuarán en el filial- y, por el contrario, ha citado a Ronald de Boer y Simao.

Brindisi también ha recuperado efectivos. Vuelve Tamudo, pero Benítez apunta como compañero de Posse. "Si ponemos el autobús cometeríamos el error del siglo", señaló. El técnico tiene buenas sensaciones: "Estamos bien de ánimos y físicamente al 100%. Acudimos al choque de igual a igual".

Por lo demás, el derby gira sobre Rivaldo y su situación contractual, las primas y los Boixos Nois, cuestiones de comentario diario en la prensa. Van Gaal se refirió a las filtraciones desde el club de asuntos tan personales como la carta de Rivaldo a Núñez o las primas del equipo. "Todo eso es consecuencia de la cultura en España", dijo. "No me gusta, pero tengo que adaptarme". Y, en referencia a los boixos nois que viajaron a Santander con el equipo, respondió que no se dio cuenta de que eran seguidores radicales y, pese a criticar a los violentos, dio su apoyo al grupo "siempre que anime al equipo".

"Todo el mundo sabe que Rivaldo es ahora el mejor", admitió el defensa blanquiazul Mauricio Pochettino. "Lo sabe todo el mundo y no hace falta que lo diga yo". Quizá lo dijo con un punto de resignación. Quizá recordando lo que vio desde en el estadio de Beira-Río. Rivaldo empezó a acercarse el martes en Porto Alegre a la sombra de Pelé y a perfilarse como candidato al Balón de Oro. Bonino, el meta argentino, tardará en olvidar los tres goles que le metió el azulgrana. También Cavallero, su sustituto, que hoy protegerá la portería del Espanyol en el Camp Nou.

Ni la presión en su país ni las reivindicaciones salariales. Nada afecta a este hombre cuyo fútbol es cada día más firme, con un repertorio inagotable (19 goles en su primer año en el Barça; 24 en el segundo). Rivaldo llega al derby en una forma soberbia, que ha ratificado su galardón de mejor futbolista de la Copa América.

Rivaldo sabe que el derby estará hoy pendiente de él tras tener a Brasil a sus pies y mantenerse inflexible ante el presidente Núñez a propósito de la mejora de su sueldo. Josep Maria Minguella, el agente del jugador, se mostró ayer muy claro en Ràdio Barcelona: "O se arregla la situación o Rivaldo ofrecerá una rueda de prensa explicando toda la verdad del asunto, para zanjar las especulaciones". Y en referencia a la carta filtrada por el club explicando que el jugador renunciaba a determinados pagos, afirmó: "No se puede consentir que se filtre correspondencia privada. El Barça debe decir quién ha sido. Dice que es un funcionario del club, y ese funcionario tiene nombre y debe ser expulsado". "Estamos abiertos a arreglar el asunto", acabó, "pero hay dos cartas más, una en la que el jugador recuerda a la junta lo que se le prometió y una tercera aún por desvelar".

La situación contractual es una motivación extra para Rivaldo. Sabe que cada gesto suyo reforzará su postura. Ya lo hizo en El Sardinero, justo después de reunirse con Núñez. Y no se le da mal el Espanyol: tres goles en dos partidos. Y hoy llega a su tercer derby con sed de más goles. Y con otra cosa: la amenaza de una tercera carta.

Barcelona: Hesp; Reiziger, Déhu, Frank de Boer, Sergi; Gabri, Guardiola, Cocu; Figo, Kluivert y Rivaldo.

Espanyol: Cavallero; Cristóbal, Rotchen, Pochettino, Navas; Sergio, De Lucas, Galca, Arteaga; Posse y Benítez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de septiembre de 1999