Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBV propone elevar el cupo de inmigrantes para dotar las pensiones

El director del Servicio de Estudios del BBV, Miguel Sebastián, propuso ayer incrementar en 100.000 por año el cupo de inmigrantes como medida para mitigar el déficit de la Seguridad Social a largo plazo. Por su parte, CC OO rechazó ayer que el Gobierno apruebe incentivos para el retraso en la edad de jubilación.

Para el responsable del BBV, la clave de la discusión en la próxima reunión del Pacto de Toledo, prevista para septiembre, deberá ser "la sostenibilidad de las pensiones contributivas", contando con que en el futuro "se planteará un problema de déficit en el sistema de la Seguridad Social por la reducción de las personas en edad de trabajar y el incremento de los jubilados".En declaraciones a Efe, Miguel Sebastián propuso que se incremente en 100.000 el cupo actual de inmigrantes como una de las fórmulas de paliar ese déficit futuro de las pensiones. En relación al Pacto de Toledo, el directivo del BBV propuso que su vigencia debería ser superior a los cuatro o cinco años, teniendo en cuenta que el problema se planteará a partir del año 2020, cuando no se pueda garantizar el poder adquisitivo actual. Además, Sebastián abogó por retrasar la edad de jubilación, aumentar el cómputo de años para cobrar la pensión, poner en marcha medidas que incentiven la permanencia en el mercado laboral o bien desincentivar las jubilaciones anticipadas.

El sindicato CC OO rechaza, sin embargo, que el Gobierno incentive a las empresas para favorecer la permanencia en el trabajo después de la edad de jubilación (65 años), pero respalda el incremento de las bonificaciones a la contratación indefinida de los mayores de 45 años. Ambas medidas, aunque no concretadas, fueron anunciadas hace unos días por el Ministerio de Trabajo. En cuanto a la polémica sobre la subida de las pensiones no contributivas en algunas comunidades autónomas, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, insistió ayer en que le parecen "muy graves" las diferencias territoriales al respecto. En su opinión, esto produciría cambios de residencia y presiones por parte de los pensionistas "que derivarán en una falta de solidaridad entre los territorios", informa Europa Press.

El presidente de la patronal catalana Fomento, Joan Rosell, consideró por su parte que no es oportuno abordar en estos momentos el debate de las pensiones por la proximidad de las elecciones en el Parlamento catalán y por los posteriores comicios nacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 1999

Más información

  • CC OO, contra el retraso de la jubilación