Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES AUTONÓMICAS EN CATALUÑA

Pujol disuelve el Parlament desde la cima del Aneto y convoca elecciones para el 17 de octubre

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, convirtió ayer la convocatoria de las elecciones autonómicas en su primer acto electoral. Desde la cima del Aneto (3.404 metros de altitud), Pujol disolvió el Parlamento catalán y fijó la fecha de los comicios, sus sextos y últimos como candidato de Convergència i Unió (CiU), para el 17 de octubre. El líder nacionalista quiso demostrar con este gesto que, a sus 69 años y con 20 al frente del Gobierno catalán, sigue en plena forma y dispuesto a batirse con uno de los rivales más duros, el exalcalde de Barcelona y socialista Pasqual Maragall.

Otro día más, el último, de sus vacaciones. Otro pico coronado de los Pirineos. Pujol convocó las elecciones catalanas lejos del sofocante bullicio de Barcelona y del ajetreo diario del Palau de la Generalitat. De madrugada, el presidente había iniciado el ascenso al Aneto y a las 11 de la mañana de ayer, a 3.404 metros de altitud, llamó desde un telefóno móvil a su colaborador, el consejero de Presidencia, Xavier Trias, y al presidente del Parlamento catalán, Joan Reventós, para comunicarles la disolución del Parlamento catalán y despejar así la incógnita de la fecha electoral. "He fet el cim [He alcanzado la cima]. Ya puedes convocar a la prensa", le dijo Pujol a Trias. Y el consejero se encargó de la escenificación oficial.De la horquilla prevista por el propio presidente -entre el 17 de octubre y el 28 de noviembre- Pujol ha optado por la fecha más próxima, a un mes de agotar la legislatura. El pasado miércoles se lo comunicó a algunos políticos de la coalición, entre ellos el presidente del comité de gobierno de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran Lleida. No hubo llamada, al menos ayer, al presidente del Gobierno, José María Aznar.

"La fecha ha sido casual". No ha habido ninguna razón de estrategia electoral, indicó ayer Trias en rueda de prensa, ni siquiera el factor de las encuestas que reflejan un paulatino incremento en la intención de voto a Maragall. Los últimos sondeos dan a CiU, en el mejor de los casos, una ventaja de 10 escaños sobre el Partit dels Socialistes. Desde la población oscense de Benasque, minutos después de descender del Aneto, Pujol manifestó que el clima electoral obligaba a convocar los comicios lo antes posible para que el Gobierno "pueda trabajar bien con poca o sin ninguna presión electoral". No obstante, el líder nacionalista comentó que no estaba "para muchos discursos políticos" tras bajar del Aneto.

La campaña electoral durará 15 días, a partir del 1 de octubre. Trias definió las elecciones autonómicas como las más importantes para Cataluña. También lo serán para Pujol, que afronta su último mandato al frente de la Generalitat y se enfrenta al candidato con más probabilidades de victoria que los socialistas han presentado en los comicios autonómicos. Y así lo reconoce el propio presidente catalán. Por este motivo, desde el resto de partidos catalanes se teme una bipolarización de las elecciones, lo que podría ocasionarles una pérdida considerable de votos.

CiU y el PSC no evitan, e incluso a veces fomentan, presentar estos comicios como un duelo entre Pujol, que representa la continuidad, y Maragall, el cambio. El candidato socialista ya ha retado a su contrincante a un debate cara a cara en televisión. Ayer, Trias echó balones fuera: "Me parece lógico que lo pida. Es lo que tiene que hacer un candidato. Pero son decisiones que corresponden a Pujol y al partido", dijo. Desde Convergència, su secretario general, Pere Esteve, puntualizó ayer que la coalición no planteará estos comicios como un plebiscito a Pujol y dejó abierta la posibilidad de que haya un debate a dos bandas.

Debate preelectoral

Con el anuncio de ayer, Pujol liquida las especulaciones sobre la fecha de las autonómicas -rumor que ha jalonado la vida política catalana en el último año- e intenta cerrar alguno de los polémicos debates abiertos en el seno de la coalición nacionalista que en nada beneficiaban su estrategia electoral. Ayer, Trias y Esteve apuntaban que, a partir de ahora, sólo corresponde debatir los diferentes programas de los partidos. No hay lugar para hablar del posible sucesor de Pujol al frente del partido o de la fusión orgánica de Unió y Convergència. Lo prioritario es ganar las elecciones.Hasta el 17 de octubre, CiU pondrá toda la carne en el asador. El objetivo de los nacionalistas es incrementar su representación parlamentaria, que ahora se sitúa en 60 diputados, para no tener que depender de ninguna fuerza en la próxima legislatura. CiU insiste en que no habrá plebiscito sobre la figura de Pujol, pero sí sobre su labor de gobierno después de 20 años al frente de la Generalitat. El propio presidente y todo el Ejecutivo catalán intensificarán sus intervenciones públicas hasta la campaña electoral. Se sucederán las inauguraciones y los actos oficiales y se resaltará la acción del Ejecutivo nacionalista en estos últimos años. Ayer, la Generalitat tuvo que suspender la polémica campaña institucional Catalunya, un pais que creix, debido a que está prohibida la publicidad una vez convocadas las elecciones.

El decreto de disolución del Parlamento, que ayer firmó el presidente, saldrá publicado hoy en el Diari Oficial de la Generalitat. La nueva Cámara legislativa catalana deberá constituirse antes del próximo 6 de noviembre. A partir de dicha fecha se abrirá un periodo de diez días para la elección del futuro presidente de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 1999

Más información

  • El presidente se enfrentará a Pasqual Maragall en su última campaña como candidato de CiU