Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS POLÍTICA EN CEUTA Y MELILLA

El PP intenta recuperar el pacto que excluía del Gobierno al GIL y al partido de Aberchan

Antes ya de que se haya plasmado en realidad la ruptura del presidente Mustafa Aberchan con el GIL, socialistas y populares discrepan sobre el escenario que se abre ahora ante el resquebrajamiento del actual Gobierno de Melilla. El PP insta al PSOE a volver al pacto de junio que suponía llevar a la presidencia a Juan José Imbroda, de Unión del Pueblo Melillense, en un Gobierno de cuatro partidos: PP, PIM, UPM y PSOE. Pero el PSOE argumenta que su compromiso con el PP no va más allá de excluir al GIL y propone incluir a Aberchan (CM) en las nuevas negociaciones.

Lo primero que la dirección nacional del PSOE exige al presidente Mustafa Aberchan es que convoque hoy mismo un pleno en la Asamblea de Melilla para que tomen posesión como diputados los socialistas Javier de Pro y Rafael Hernández. "Lo debe hacer hoy mismo", manifestaron en tono enérgico Alfredo Pérez Rubalcaba y Ramón Jáuregui. Esto mismo le dijeron al presidente Aberchan los dirigentes socialistas melillenses en las dos reuniones que mantuvieron ayer con él.Pero aunque esto se produjera de inmediato, habría otro problema que dejaría sin resolver la crisis política de Melilla: PP y PSOE discrepan sobre el papel que pueden desempeñar el presidente Aberchan y su partido, Coalición Por Melilla (CPM), en eventuales conversaciones para formar un nuevo Gobierno. El actual lo sostienen los siete diputados del GIL y los cinco de CPM.

Tanto Rubalcaba como Jáuregui consideran que si Aberchan rompe finalmente con el GIL, es el momento de empezar conversaciones entre todas las fuerzas políticas melillenses con la excepción del partido que lidera Jesús Gil. Pero en el PP, a través de su portavoz Ana Mato, se afirmaba ayer que hay que volver a las bases del acuerdo de finales del mes de junio, establecidas por sólo cuatro partidos, y que desembocaban en Juan José Imbroda como presidente de la ciudad autónoma. El pacto afectaba al PP, Unión del Pueblo Melillense, Partido Independiente de Melilla y PSOE.

El compromiso se fue al traste porque los dos diputados socialistas, Román Dobaño y Malika Mohamed -esta última se ha pasado al Grupo Mixto-, incumpliendo las directrices de su partido, se unieron al GIL y votaron a Aberchan como presidente. Dobaño y Mohamed fueron desautorizados por el PSOE, que les pidió el abandono de sus escaños para que pudieran tomar posesión otros dos diputados dispuestos a sumarse a una moción de censura contra Aberchan una vez consumada su alianza con el GIL.

Todo se embarulló con la extraña actitud de transfuguismo de Malika Mohamed, que tras dimitir como diputada, al igual que Dobaño, ha intentado mantener el escaño, pasándose al Grupo Mixto, con el argumento de que no llegó a hacer firme su renuncia. Pero el esquema en el que se sitúan ya el PP y el PSOE es el de la ruptura del actual Gobierno y las posibilidades de formar otro nuevo sin el GIL, una vez que el PSOE recupere el escaño de la tránsfuga Mohamed. ¿Con o sin Aberchan? Éste parece que va a ser ahora el problema. Aunque el PP, a través de Ana Mato, señala que en las conversaciones "no se excluye a nadie", sí afirma con rotundidad que "el comportamiento de Aberchan hace imposible que pueda seguir siendo presidente", y lo que el PSOE tiene que hacer "si es que puede y quiere poner orden en sus filas", es volver al acuerdo de los cuatro partidos. A media tarde el ministro portavoz, Josep Piqué, era menos rotundo. "No hay ningún inconveniente" en que Aberchan presida Melilla, dijo a Tele5.

La visión del PSOE es significativamente diferente. "Nuestro acuerdo con el PP era para excluir a GIL y nada más, no puede pedirnos nada más, y desde luego nada de exigirnos que firmemos una moción de censura", señala Jáuregui con tono disgustado por "las invectivas que durante todo el mes el PP ha ririgido a los socialistas". Jáuregui se pregunta por qué hay que excluir a Aberchan de un nuevo Gobierno si rompe con el GIL. "Se puede hacer un acuerdo con los cinco partidos", dice. Todos menos el GIL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 1999

Más información

  • Los socialistas quieren incluir a Coalición por Melilla en las nuevas negociaciones