Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La antología definitiva de Elvis lo recuerda como "artista del siglo"

El aniversario de la muerte del cantante renueva las muestras de veneración al ídolo

El 22º aniversario de la muerte de Elvis Presley, que se cumple hoy, puede no ser una fecha emblemática, pero sí un buen pretexto para el lanzamiento de un triple disco compacto con 75 canciones que se promulga como la antología definitiva del Artista del siglo, según la titulan los editores. Ídolo, santo profano, gran mito musical de este siglo, Elvis Presley sigue despertando oscuros fanatismos, y este trabajo se encarga de alimentarlos.

El l6 de agosto de 1977, cuando se hizo pública la noticia de la desaparición de Elvis Presley, Estados Unidos adquiría lo más parecido a un santo desde John F. Kennedy. Ni las innumerables revelaciones sobre sus excentricidades y vicios -por no hablar de su grotesca muerte- han logrado disminuir la veneración por su compatriota de los estadounidenses, que en estas fechas acuden en verdaderas peregrinaciones a la ciudad donde vivió y está enterrado, Memphis (aunque un porcentaje considerable considera que sigue vivo y son frecuentes las noticias de sus apariciones). Para los devotos, se organizan eventos especiales: desde un espectáculo titulado Symphonic Elvis a los celebrados conciertos virtuales del difunto: en un prodigio de sincronización en el que antiguos músicos de Presley tocan en directo sobre su voz y su imagen en pantalla grande.En los 22 años pasados desde su fallecimiento, Elvis se ha revelado cómo el principal activo de la discográfica RCA. El archivo de sus grabaciones es removido regularmente para preparar reediciones, muchas veces en lujosas cajas o estuches. El último lanzamiento es un triple CD titulado Artist of the century, que reemplazara a las anteriores antologías panorámicas. Lo de "artista del siglo" es justificado por RCA con prolijos datos, como las 142 certificaciones -discos de oro o platino- extendidas por la RIAA (Asociación de la Industria de Grabación de América) a Elvis, por encima de los Beatles (63 certificaciones).

Artist of the century contiene 75 canciones, supuestamente elegidas por votación entre seguidores, críticos y músicos de todo el mundo. Los tres discos están reforzados por otros tantos libritos donde se comenta cada tema, se reproducen portadas raras y se citan centenares de frases sobre Elvis, firmadas por un elenco de artistas que van desde Bob Dylan ("no conozco a nadie de mi edad que, en un momento u otro, no intentara cantar como Elvis") a Miguel Ríos ("su música me ayudó a tomar el tren de medianoche que cambiaría mi vida y durante años Elvis fue Dios y yo quise ser su profeta").

Peregrinaciones

En España, la llama de la religión presleyiana es mantenida por el Club Elvis, que organiza viajes a Memphis, edita revistas y tiene un programa el primer domingo de cada mes en Cadena 100. Esta noche se emite allí un especial a las once de la noche con abundantes testimonios de sus seguidores españoles.Vicente Ahumada, responsable del espacio y del Club Elvis, dice que el perfil de los tres mil socios resulta sorprendente: "son mayoría los jóvenes y sus preferencias son por las canciones de los años setenta, la época Las Vegas. A diferencia de lo que ocurre en otros países, donde Elvis es en primer lugar el rey del rock and roll, en España se le aprecia como baladista. De las últimas recopilaciones hechas para el mercado español, la de canciones de amor multiplicó las ventas de la dedicada a sus temas más frenéticos".

Admiradores en todo el mundo y hasta una secta religiosa que lleva su nombre. El fenómeno social trasciende las preferencias por su música. La Iglesia Preselyteriana, fundada en 1992, tuvo en su formación unos 200 acólitos, que deben ponerse mirando a Las Vegas una vez al día y peregrinar a Graceland, el templo del dios, una vez al año.

Algunos de ellos puede que lleguen hoy junto a otros cientos de peregrinos a la mansión de Elvis, en Memphis. Cada año se reciben cerca de 700.000 visitantes en esta casa museo, la segunda mansión más visitada en Estados Unidos, depués de la vivienda del presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de agosto de 1999