Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS CONFLICTOS DEL GIL

El Gobierno recurrirá para que se aplique en Melilla el dictamen de la Junta Central

Acebes afirmó que es preciso anular el decreto de Mustafa Aberchan y convocar el pleno

Ángel Acebes, ministro de Administraciones Públicas, anunció ayer en Málaga que el Gobierno central presentará en breve un recurso contencioso-administrativo en el que solicitará a los tribunales que fijen medidas cautelares "para restablecer la legalidad en Melilla". Según dijo, es preciso aplicar la resolución de la Junta Electoral Central en la ciudad autónoma, anular el decreto de su alcalde-presidente, Mustafa Aberchan, por el que la tránsfuga Malika Mohamed recibe el acta de diputada en contra de la decisión de la Junta, y convocar el pleno. "La situación es de una enorme gravedad", dijo.

Para Ángel Acebes una de las prioridades fundamentales es garantizar a los dos diputados del PSOE que aún no han jurado sus cargos -Javier de Pro y Rafael Hernández, números tres y cuatro respectivamente- el ejercicio de sus funciones como representantes de Melilla "en plenitud de derecho". Es precisamente este último, Hernández, el que se disputa el escaño con Malika Mohamed.El ministro atribuyó al PSOE la mayor parte de las responsabilidades de la "clara ilegalidad vigente en Melilla". Según dijo, "son sus cargos electos los que incumplen sus compromisos en beneficio del GIL, un partido que no busca el interés general". Esto, a su juicio, "no puede ser casualidad".

Siguiendo este razonamiento, el ministro instó al PSOE a evitar el transfuguismo en sus filas, y sugirió que los responsables del partido deberían tomar medidas judiciales e interponer también un recurso "para defender las libertades fundamentales". "Claro que", añadió, "es una decisión que les corresponde tomar a ellos".

Respecto a la posibilidad de que se haya sobornado o comprado a diputados socialistas, Acebes señaló que "si hay indicios racionales de soborno, la Fiscalía tendrá que intervenir". Insistió en la disposición de su gobierno a colaborar para "ayudar a esclarecer las responsabilidades penales".

Las reacciones en Melilla no se hicieron esperar. Pocas horas después del anuncio de Acebes, el presidente local del PP, Ignacio Velázquez, expresó a Efe su aprobación hacia el recurso, que, según su criterio, demuestra la voluntad del Gobierno central de mantener la legalidad y de impedir al GIL el acceso al poder. Velázquez señaló que la interposición del recurso complicaría aún más la situación, pero opinó que correspondía a Aberchan "desentrañar esta maraña y volver a la legalidad".

También manifestó su opinión José Megías, portavoz del Consejo de Gobierno de la ciudad autónoma, quien hizo constar que la presidencia de la Asamblea estaba dispuestam a aceptar una resolución "firme" de la Junta Electoral Central. Megías advirtió de que no pensaban cambiar su decisión "porque lo diga el Gobierno, que no puede invadir las competencias de los órganos jurídicos ni de la Asamblea de Melilla".

El portavoz aseguró que aceptarían la resolución de la Junta "siempre que se den los condicionantes requeridos por la legalidad, como dijo ayer [por anteayer] el presidente Mustafa Aberchan tras suspender el pleno".

Megías dudó de la potestad del Gobierno para presentar un recurso como el que Ángel Acebes había descrito, y aventuró que esto quizás correspondería al Fiscal General del Estado, "a algún órgano jurisdiccional o a las partes interesadas". Negó que existiesen en Melilla conflictos con las instituciones del Estado, aunque, matizó, sí hay un problema de competencias.

Por otra parte, Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, dijo ayer que la presencia del GIL en las próximas elecciones generales, en las que esta formación ya ha anunciado su presencia, "perjudica a todos los partidos y a la democracia en general".

Desde Queixans (Girona), el ministro portavoz del Gobierno afirmó que no hay que vincular el viaje de mañana del presidente del Gobierno, José María Aznar a Marruecos con la situación política de Melilla y Ceuta. "La visita ya estaba fijada con anterioridad", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de agosto de 1999