Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una página del libro de las tijeras

¿Qué hizo Alfred Hitchcock a lo largo y ancho de 1967? Según algunos biógrafos, poca cosa: para casi todo el mundo, la vida de Hitch entre Cortina rasgada (1966) y Topaz (1969), su peor película y la que él más odiaba, ocultaba un secreto, ahora por fin desvelado por el historiador Dan Aulier. En realidad, desde tiempo atrás, Hitchcock preparaba un nuevo film, que hubiera debido llamarse Kaleidoscope, la recreación de la biografía de un asesino sexual inglés, Neville Heath, del cual rodó 40 minutos no sonorizados, pruebas de actores y cuatro secuencias de realismo fuerte, iluminadas de forma muy diferente a la habitual en el británico.El desvelar, en exclusiva mundial, las imágenes y qué pudo pasar con la filmografía de Hitchcock tras el fracaso de ese abortado proyecto -otro más a incluir en el haber de los desafueros censores de la industria de Hollywood- es sólo uno de los elementos impresionantes del documental Alfred Hitchcock: la ficción sin límites que, con guión del crítico Carlos F. Heredero y realización de Carlos Rodríguez, emite Canal+ como parte del macrohomenaje al centenario del nacimiento del genio británico.

El otro hallazgo es nada menos que usar como eje de la evocación del universo hitchcockiano las cintas, de audio pero también película, de la célebre entrevista que le hiciera François Truffaut, y cuya transcripción, aparecida con el nombre de El cine según Hitchcock, es aún hoy uno de los más populares libros de cine.

Heredero y Rodríguez han tenido el acierto de emplear como hilo argumental al propio Hitchcock -¿quién mejor que él?- para evocar su estilo. Y si es cierto, como afirma Jean-Luc Godard en el inteligente pórtico que abre el documental, "¿Qué es el estilo sino el hombre?", nada mejor que indagar de qué manera discurrió la carrera de Hitchcock desde que apareció el libro de Truffaut, en 1966, y cómo le afectó el fracaso crítico de Cortina rasgada, cómo la espina clavada del proyecto Kaleidoscope dio finalmente lugar a un filme como Frenesí, y de qué manera hay que leer los testimonios de los entrevistados (Janet Leigh, el guionista Joseph Stegano, el biógrafo Russell Taylor, la propia hija del director, Patricia, y Dan Aulier) y hasta de los story-boards imaginados por Hitchcock, la carrera posterior de uno de los más completos cineastas que haya conocido la ya larga historia del cine.

Es la de hoy, pues, una cita obligada para los cinéfilos. Para toda persona inquieta, sin ir más lejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999