Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El GIL se querella por prevaricación

El Grupo Independiente Liberal (GIL), que gobierna en minoría en Melilla con Coalición por Melilla (CM), presentó en la madrugada de ayer una querella por presunta prevaricación (adoptar a sabiendas resoluciones injustas) contra los dos vocales representantes del PP y el PSOE en la Junta Electoral de Zona, Pedro Luis Olivas y Andrés Vicente, respectivamente. En la misma solicita igualmente la suspensión cautelar del acuerdo de dar el acta de diputada de la tránsfuga Malika Mohamed al socialista Rafael Hernández.En la medida judicial del GIL, que se plasmó, según explicó su diputado David Lucia, "en una comisaría" porque "el juzgado de guardia estaba cerrado", se alega que Olivas y Vicente reclamaron de madrugada una segunda reunión de la Junta Electoral de Melilla para "favorecer a sus partidos". En la primera reunión se había acordado, dijo Lucia, pedir alegaciones a la Asamblea, y en la segunda Vicente cambió su voto para permitir que se aprobase la resolución contra Mohamed.

"Se hizo con alevosía y nocturnidad. El GIL da por válida la primera decisión, ya que no se revocó en la segunda. El acto nos parece injusto a sabiendas y, por tanto, nulo", concluyó Lucia, que rechazó la "falta de reflejos" aducida por los aludidos vocales: "Si no se tienen al mediodía, de madrugada debe de ser de escándalo".

El PSOE, por contra, ha reclamado a la Junta Electoral Central que no admita los recursos. En su opinión, CM y el GIL se han entrometido en sus actos internos al actuar contra la concesión de las actas de diputado a Javier de Pro y Rafael Hernández, sustitutos de los dimitidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de agosto de 1999