Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Contrapoder en Estrasburgo

Milán, < / ciudad>

En Estrasburgo ha empezado una nueva era. (. . . ) El Parlamento, en donde los partidos de centro-derecha han conseguido la mayoría en las últimas elecciones, tratará de transformarse en una especie de contrapoder respecto al Consejo, en el que 11 de los 15 jefes de Gobierno son socialistas, y a la nueva Comisión, a la que Prodi ha dado un cierto matiz de izquierdas. En sus primeros 20 años de vida, la asamblea funcionó con criterios asociativos: el grupo popular y el grupo socialista trabajaban (...) repartiéndose las tareas y evitando los enfrentamientos. Pero la decisión del Partido Popular (PPE) de eliminar su matriz democristiana para recoger bajo su bandera a todas las fuerzas moderadas de Europa ha cambiado las reglas del juego. (...) La primera prueba de cohesión de este grupo se producirá en septiembre, cuando el Parlamento sea llamado a dar su voto de confianza a la Comisión Prodi. Los diputados populares alemanes, furiosos por el rechazo del canciller Schröder, que ha querido elegir a los dos comisarios de entre sus filas excluyendo a la CDU-CSU, tienen la intención de echar un pulso con Prodi. Pero no parece que los populares franceses, italianos e ingleses (. . .) tengan un espíritu tan batallador. Y los españoles no podrán contradecir a Aznar, que en la cumbre de Berlín votó a favor de Prodi junto con los jefes de Gobierno de centro-izquierda. La falta de una constitución europea, que defina con precisión la división de poderes entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento, hace más difícil la batalla que está a punto de empezar.

25 de julio

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de julio de 1999