Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del puerto de Sevilla considera vital para el futuro una nueva esclusa

El dragado del río Guadalquivir, que permitirá ganar al cauce 1,5 metros, comenzará dentro de dos años, una vez asegurada la financiación de estas obras, que alcanzan los 7.400 millones de pesetas. Esta partida saldrá de fondos de la Autoridad Portuaria de Sevilla y de ayudas de los fondos comunitarios Feder. Más incierto es el futuro de la nueva esclusa, vital para la actividad del puerto sevillano, en opinión del presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Fernández. La esclusa permitiría, junto al dragado, el tráfico de barcos de mayores dimensiones y evitaría la salida de empresas que actualmente operan en Sevilla. Fernández explicó ayer que las líneas regulares con Canarias tienen "serias dificultades" para maniobrar. En otros casos, las empresas deben trasladar sus productos hasta el puerto de Cádiz por las limitaciones de la esclusa sevillana para los barcos de más de 20 metros de ancho. Fernández, que se reunió ayer con el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, pidió al Gobierno estatal que aporte los fondos necesarios para financiar la nueva esclusa, dada la importancia económica del puerto para Sevilla. Las 180 empresas instaladas en el recinto portuario, que facturan alrededor de 200.000 millones de pesetas, emplean a 1.500 personas. "Es el más importante polígono industrial de la ciudad", sostuvo Fernández. El alcalde, por su parte, aseguró que respaldará a la Autoridad Portuaria ante el Ministerio de Fomento para lograr fondos para la ejecución de una esclusa más ancha, que permita la entrada de mayores barcos en los 80 kilómetros de río que separan Sevilla y Bonanza (Cádiz). Sánchez Monteseirín reclamó un tratamiento "específico" del Gobierno estatal para el puerto sevillano por su singularidad como único complejo fluvial. Para abordar las actuaciones necesarias para el dragado y la esclusa, el presidente del puerto reclamó a la Unión Europea y a la Administración estatal 10.000 millones de pesetas, que considera imprescindibles para asegurar la continuidad de la actividad portuaria. Una de las vías de financiación que baraja el organismo portuario es la desafectación y venta de terrenos cercanos a la avenida de la Raza, que permitirían ingresar 4.000 millones de pesetas, aunque esta medida está supeditada a la próxima revisión del PGOU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 1999

Más información

  • El dragado costará 7.400 millones de pesetas