Cruzada a dúo

RETRATO,Saltaron a la fama de la mano de la revista Interview por llevarse la política a la cama. Carmen Conde y Paco Urbano, la plantilla al completo de Televisión de Ojén (Málaga), siguieron las instrucciones del Partido Andalucista de Marbella y emitieron su propaganda electoral en el fragmento horario de máxima audiencia: entre los revolcones de las películas porno. Pero a esta pareja es conocida en Marbella más por una cuestión municipal que sexual: la brutal confrontación que mantienen con el alcalde de la localidad, Jesús Gil. Las diferencias no vienen de este mandato sino desde una de las primeras actuaciones anunciadas por el primer edil tras su desembarco en Marbella en 1991. "Dijo que iba a tirar la plaza de toros porque estaba llena de ratas y de droga", recuerda Conde (53 años) en el rellano de las escaleras del edificio municipal de Ojén donde tienen instalado el plató. Urbano (51 años), que quiso ser torero y llegó a banderillero, le declaró la guerra con el asunto. Crearon una plataforma ciudadana y llegaron a recoger, dicen, 8.000 firmas en contra. Pero la lucha va más allá de la defensa del arte español. "Lo decimos sin reparo: estamos en contra de la política de Gil", asegura Conde. La razón: "Con su verborrea fácil está intentando destruir la confianza que el pueblo tiene en la Justicia, en el Estado y en todo lo que hemos tardado tanto tiempo en conseguir". Tras el informativo, que emiten tres veces al día sin horario fijo, Conde se encarga del comentario. "Utilizo la ironía hiriente, la sátira. Soy muy dura y lo que no se atreven a decir los medios convencionales lo digo yo". Sólo un ejemplo: "Llegó al juzgado montado en el caballo de la cólera, vociferó a diestro y siniestro, baboseó como es su costumbre", narra refiriéndose a Gil en una de las cintas de televisión. Y la verdad es que el alcalde, enfadado, llegó y no desperdició la oportunidad de anunciar que había presentado una querella por injurias y calumnias contra quien calificó como "la cerda de la de Ojén". La tensión es tal que, horas después de votar, el alcalde levantó el dedo mirando fijamente a la cámara de Urbano y le dijo: "Te vas a acordar. Gentuza. A partir de mañana donde yo esté, tú no puedes estar". Cuando salió del Club Financiero para hacer una valoración del resultado electoral también le dedicó a Conde las primeras palabras y en el pleno de investidura otro tanto de lo mismo. En la habitación que les hace las veces de estudio televisivo tienen archivada la cinta. Urbano, que es dueño de la emisora desde hace más de 12 años, y de un restaurante, tiene claro que no va a cesar en su empeño. "El interés por la información es una cosa innata en mí", afirma. Y eso a pesar de que Gil ha dicho de ellos: "Individuos así son carroña, bazofia y miseria para la ciudad de Marbella". Conde, que desde los 25 ha trabajado en programas de radio y sabe lo que es la comunicación. Lo explica bien claro al final de uno de sus informativos: "Si las suposiciones de su delincuente culpabilidad se llegan a probar, se irá para Alhaurín con su retoño. Si es inocente, mejor para usted y si es culpable mejor para mí".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS