Tribuna:Tribuna
i

Indocumentado señor Piqué

En un nuevo acto de descomposición dentro del partido mayoritario, como consecuencia de las sucesivas pérdidas de gobiernos locales y regionales, el ministro Piqué ha puesto en solfa al recién estrenado secretario general del PP, el ex ministro Javier Arenas. En concreto le ha reprochado que, como último esfuerzo por intentar mantener el Gobierno, propusiese a los nacionalistas de Unión Mallorquina la atribución del carácter histórico para la comunidad balear. Evidentemente, la oferta era una solemne barbaridad, pero no por lo que afirma el señor Piqué, de que en España sólo pueden existir tres comunidades históricas (País Vasco, Cataluña y Galicia), sino simplemente porque las comunidades históricas no existen legalmente. En realidad, cualquier persona medio informada sobre el tema, sabe que las comunidades se distinguen según accediesen a la autonomía por la vía del artículo 151 de la Constitución (Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco) o por la del 143 (el resto). Y también conoce que la única referencia a derechos históricos es la que aparece en la disposición adicional segunda de la misma Constitución, sobre la que se fundamenta el sistema de convenio o concierto de las provincias vascas y Navarra. (De las provincias, no de las comunidades autónomas). En definitiva, que si impresentable es una actitud, la de Arenas repartiendo títulos inexistentes, más reprochable es la de Piqué por indocumentada. Sobre todo, visto desde Andalucía. Por ello, a fin de refrescar la memoria del señor ministro, le recordaremos que los andaluces conseguimos en el 28-F romper la pretensión del centro derecha, entonces UCD, de que nuestra comunidad fuese relegada a un papel secundario, por eso de la manipulación de la historia, que tanto gusta en otros lares. Y, por supuesto, lo conseguimos, a pesar de ustedes y de sus socios, que jamás han regalado nada a Andalucía. Y tenga presente que cada vez que usted suelte cualquier tontería que ponga en duda el esfuerzo de todo un pueblo, siempre habrá alguien que salga a la palestra para recordárselo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de julio de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50