Torrent defiende la unidad de la lengua al recibir un premio en nombre de Villalonga

El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando Villalonga, y el lingüista Francesc Ferrer Pastor recibieron ayer los galardones de Valencià de l"Any que otorga anualmente la Fundació Gaetà Huguet. Los premios correspondientes al año 1998 se entregaron en un acto celebrado en el Ayuntamiento de Castellón. Villalonga, ausente a causa de una misión diplomática en Marruecos, delegó en el escritor Ferran Torrent para que recogiese el premio en su nombre. El novelista hizo, como él mismo dijo, de karaoke de su amigo Villalonga. Este diplomático, vinculado familiarmente a la comarca de L"Alcalatén, considera que el "premio le ha costado muy poco esfuerzo", ya que según razonó el escritor de Sedaví, interpretando al ex consejero de Cultura valenciano, "ser valencianista es el estado natural de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país". Torrent prosiguió su argumentación en nombre de Villalonga diciendo que la unidad de la lengua catalana es una obviedad colosal en la que no cabe ratificarse. La discusión estribaría "en si hace falta o no un mismo estándar idiomático para los catalanes, los valencianos o los de las Islas Baleares". En su reflexión añadió que las discusiones bizantinas sobre la lengua son "una canallada política". PASA A LA PÁGINA 9

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de julio de 1999.