Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del "caso Brouard" dice que relevantes políticos y policías prepararon el atentado

El juez que instruye el sumario reabierto por el asesinato del dirigente de HB Santiago Brouard asegura en el auto de prisión del ex jefe superior de Policía de Bilbao, Miguel Planchuelo, que la comisión del atentado fue "minuciosamente preparada y coordinada por un grupo con responsabilidades políticas y policiales sumamente relevantes". En concreto, el juez José Luis González Armengol apunta a Julián Sancristóbal, ex director de la Seguridad del Estado y gobernador civil de Vizcaya cuando se produjo el atentado, el 20 de noviembre de 1984, como la persona que de "forma incipiente" comenzó a "perfilar" el atentado en noviembre de 1983, al tiempo que se producía la primera acción reivindicada por los GAL, el secuestro de Segundo Marey.En la citada resolución judicial, dictada ayer por el juez tras la maratoniana sesión de vistas, declaraciones y careos que se prolongó desde las 11 de la mañana del miércoles hasta pasadas las tres de la madrugada, se apunta también a Sancristóbal como el responsable de dar la orden para que el ex policía Michel Domínguez desmintiera que los GAL habían sido los responsables del asesinato del doctor Brouard.

El juez imputa a Planchuelo -que ayer abandonó los calabozos de la Audiencia de Bilbao pasadas las 12 del mediodía, después de que el Sindicato de Comisarios de la Policía depositara a través de un aval bancario en Salamanca los cinco millones de pesetas de fianza- un interés por "entorpecer" las investigaciones judiciales siguiendo "instrucciones" de Sancristóbal. En concreto, el auto recoge una llamada de teléfono de Planchuelo al ex subcomisario José Amedo al pub Cóndor de Pozuelo de Alarcón (Madrid), poco antes de que éste declarase tras la reapertura del sumario, en la que se le conminó a "entorpecer con sus declaraciones la linea investigadora", que desde un principio ha apuntado a Sancristóbal.

Damborenea, en libertad

Los indicios que constan en la instrucción, el testimonio de Amedo y los careos que mantuvo ayer con Antonio Rosino, el comisario que se encargó en su día de la investigación del asesinato, han sido interpretados por el juez como "datos incriminatorios suficientes y bastantes" para mantener en prisión a Rosino y decretar la prisión eludible bajo fianza para Planchuelo. Por contra, el juez dejó en libertad sin fianza tras oír sus testimonios al ex jefe del Mando Único para la Lucha Antiterrorista Francisco Álvarez y al ex líder de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborenea. Amedo imputó a Damborenea ser el "motor" político de los atentados de los GAL, incluido el del dirigente independentista. Éste lo negó ayer todo ante el juez y dijo que las acusaciones de Amedo obedecían a un "interés político" que no quiso desvelar. Damborenea volvió a implicar ayer al ex presidente del Gobierno Felipe González en la organización de los GAL y de la guerra sucia contra ETA. En su testimonio, el que fuera secretario general de los socialistas vizcaínos dijo haber sospechado, en un principio, que el Gobierno del PSOE pudo haber intervenido en el atentado de Brouard, aunque admitió que nunca tuvo "conocimiento pleno de ello".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de julio de 1999

Más información

  • Un sindicato policial paga la fianza de Planchuelo