Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor del libro contra la curia se niega a declarar ante la Rota

Monseñor Luigi Marinelli, hasta el momento el único autor conocido del libro Via col vento in Vaticano, cuyo secuestro fue reclamado hace casi tres semanas por el Tribunal romano de la Sacra Rota, declaró ayer que no se presentará a la primera audiencia de la causa abierta contra él, prevista para mañana viernes. En una entrevista concedida a Adista, órgano de los disidentes eclesiásticos, progresista, Marinelli se lamenta de que "no se hayan garantizado los derechos fundamentales a la defensa", ya que se le pidió que eligiera un abogado, pero sin que se precisara el delito del que se le acusa, según su versión. Con o sin el único acusado, la vista se celebrará y los jueces de la Rota asignarán a Marinelli un abogado de oficio. Marinelli, de 72 años, natural de la región sureña de Puglia, trabajó durante 35 años en la Congregación de las Iglesias Orientales, cuyo prefecto es el cardenal Achille Silvestrini, y actualmente vive en un apartamento en Roma, ya jubilado. Su nombre ha sido el único que ha salido a la luz del grupo de sacerdotes "italianos y extranjeros", firmantes bajo el seudónimo I Milenari, de Via col vento in Vaticano (Lo que el viento se llevó en Vaticano), un libro-panfleto repleto de acusaciones contra la curia romana y contra numerosos cardenales y obispos en particular.

El libro, publicado por Ediciones Kaos en febrero, había pasado desapercibido fuera del Vaticano, hasta que la denuncia del Tribunal de la Rota, solicitando el secuestro del texto y la prohibición de que se traduzca a otros idiomas, ha despertado la curiosidad en medios católicos y laicos. El Tribunal de la Rota se ha visto obligado a intervenir en el caso.

Lorenzo Ruggiero, director de la editorial Kaos, difundió ayer una nota en la que señala que, pese a la orden de secuestro en territorio vaticano, el libro se sigue vendiendo en las librerías católicas y denunció la investigación que está realizando el Vaticano para averiguar la identidad de los demás autores, calificándola de "auténtica caza de brujas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 1999