Un tribunal alemán obliga a los escolares a recibir educación sexual

Un tribunal de Múnich dictaminó ayer que la oposición de los padres no es razón suficiente para que los colegiales sean eximidos de las clases de educación sexual. La sentencia sigue a la demanda de un padre de 43 años, cristiano practicante que intentó impedir que sus hijos asistieran a dichas clases alegando que la educación sexual contribuye a privar a los menores de su inocencia y estimular la promiscuidad. El juez fundamentó su sentencia en otra emitida en 1977 por un tribunal constitucional en un caso similar en la que se establecía que la educación sexual no conculca los derechos de los padres.

Múnich es la capital del estado alemán de Bavaria, de fuerte tradición católica, donde recientemente fue aprobada una ley que exige a los colegios colgar crucifijos en las paredes de las clases.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de julio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50