HEPATITIS C

El juez imputa a Montero por si omitió su deber de evitar el brote

El juez encargado de investigar el brote de hepatitis C localizado en Valencia, José Manuel Ortega, ha atendido los criterios del fiscal adscrito a la causa, Javier Carceller, a la hora de citar a declarar en calidad de imputado por la masiva infección a Rafael Montero, el superior de Juan Maeso -hasta ahora, el único sospechoso de la crisis sanitaria- en los dos centros sanitarios en los que éste trabajaba. El magistrado basa su decisión en el conocimiento que Montero tenía de las supuestas anomalías achacadas a Maeso - las "quejas sobre la conducta profesional" o "rumores sobre el posible consumo de opiáceos" que le fueron participados- y, en consecuencia, de las posibles responsabilidades que se podrían derivar en caso de que se probara que el jefe de anestesiología de La Fe "no adoptó medida alguna destinada a poner fin a dicha situación". Ortega recuerda en su decisión su hipótesis de trabajo: Maeso pudo anestesiar a sus clientes después de inyectarse parte de los opiáceos a ellos destinados. Si ello fuera así, sostiene ("por endeble que, en entos momentos pueda" resultar esa tesis, apunta) que la "conducta omisiva" de Montero podría resultar delictiva. Así, "para garantizar" el "derecho a la defensa" del facultativo o evitar que éste sufra "situaciones de indefensión" le cita en condición de imputado, lo que permitirá que el médico declare asistido por un abogado o no conteste las preguntas que le formulen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS