El PP acusa a los andalucistas de "engañar a sus electores" por pactar con la izquierda en Granada

El alcalde en funciones de Granada, Gabriel Díaz Berbel, que prometió que si no era reelegido se marcharía su casa diez minutos después, continuará en la oposición por deseo del secretario general del PP Javier Arenas. El PP replicó ayer con dureza al acuerdo tripartito de gobierno entre PSOE, IU y PA. El presidente provincial, Juan de Dios Martínez Soriano, acusó al PA de haberse equivocado y engañar "a sus electores ya la militancia". "Durante las negociaciones hablamos con el PA de proyectos y de un modelo de ciudad. Estábamos de acuerdo al 100%".

Más información

Para fundamentar estas afirmaciones Martínez Soriano distribuyó entre los periodistas un documento titulado Programa de Gobierno. Partido Popular-Partido Andalucista. Documentos mínimos, que contiene un centenar de proyectos para llevar a cabo en Granada. "Es falso lo que dicen ahora de que discrepábamos en el modelo de ciudad", puntualizó. El documento contiene varias de las peticiones formuladas por los andalucistas. Por ejemplo, la puesta en marcha del bono turístico, que permitirá con una sola entrada visitar todos los monumentos de la ciudad; el apoyo a las reinvindicaciones de los intelectuales granadinos reunidos en el Manifiesto 2 de Enero, para cambiar los actos conmemorativos de la Toma de Granada; un plan local de instalaciones deportivas, y la creación de un museo de la Semana Santa. "De la noche a la mañana llamaron a Sevilla a Jesús Valenzuela [el concejal electo andalucista] y el PA decidió apoyar el pacto tripartito (...). Valenzuela, tras las elecciones, dijo que era progresista y casi socialista, pero nunca durante la campaña. El PA ha engañado a sus votantes diciendo una cosa en campaña y otra después". añadió Martínez Soriano. En concreto recordó que el PA dijo que no gobernaría junto con Izquierda Unida. El presidente local del PP dijo que el sondeo que los andalucistas encargaron para conocer las preferencias de sus votantes respecto a los acuerdos no ha sido otra cosa que "un invento" de Valenzuela para justificar el cambio de actitud y "vender mejor el pacto de todos contra el PP impuesto desde Sevilla". "Los militantes del PA, en la asamblea a que fueron convocados, se decantaron por el pacto con el PP. Pero la dirección nacional ha impuesto un acuerdo en contra de la voluntad de sus afiliados", agregó. Oficinas de los grupos Díaz Berbel, que compareció junto a Martínez Soriano, calificó de "sacrificio" el hecho de tener que mudarse desde la sala de Mariana Pineda (el despacho del alcalde) hasta el palomar, es decir, el ático donde se encuentran las oficinas de los grupos municipales. Berbel anunció que no será portavoz del grupo Popular, puesto aún vacante, sino presidente y que permanecerá en el puesto hasta que el partido se lo indique. Su futuro en la política tampoco está claro. Continuará esta legislatura como senador pero no sabe si repetirá. Lo que no hará, dijo, es optar de nuevo a la Alcaldía de Granada. El alcalde en funciones suscribió las quejas de Martínez Soriano respecto a la actitud del PA y puntualizó que una cosa es que el pacto a tres fuera legal y otra distinta que sea legítimo. Berbel vaticinó al futuro gobierno municipal una funesta gestión económica. "Cuando hace cuatro años llegamos al Ayuntamiento nos encontramos con un desastre económico. Lo hemos dejado en una situación bien diferente. Hoy mismo algunos proveedores me han manifestado que están preocupados por su futuro y llevan razón. Emplazo a José Moratalla [el futuro alcalde socialista] a que presente los presupuestos en fecha y plazo. Quizá lo logre este año, pero un mandato dura cuatro", dijo. "No soy agorero ni futurólogo", puntualizó, "y voy a trabajar en la oposición como me ha pedido el partido". Martínez Soriano se expresó en el mismo sentido: "Vamos a hacer oposición constructiva y brindo a José Moratalla un acuerdo para todos aquellos proyectos que favorezcan a Granada. Así no tendrá que estar pendiente del chantaje de los grupos minoritarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de junio de 1999.