Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La encuesta

PACO MARISCAL De la mano del sindicato Comisiones Obreras ha llegado a numerosos centros de enseñanza pública una encuesta en torno a la conflictividad en las escuelas, especialmente aquella conflictividad relacionada con la implantación de la reforma o cambio en el sistema eduativo diseñado en la Logse. La encuesta gira en torno a la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), innovación fundamental en el cambio educativo mencionado, y el cuestionario de preguntas viene avalado por GICA (Grupo de Investigación sobre Conflictos en las aulas), grupo relacionado con la Universidad de Valencia y la Universidad Jaume I de Castellón. Pregunta la encuesta por los conflictos en las aulas de la ESO. Conflictos tales como la violencia verbal, las agresiones físicas, las intimidaciones psicológicas o el vandalismo. Indaga la encuesta sobre el dónde, el cómo y el porqué de los conflictos; inquiere sobre qué tipo de medidas se han tomado en los centros escolares respectivos; se interesa por la preparación del profesorado que imparte esa etapa educativa; se preocupa por las necesidades de los maestros y por la situación concreta profesional de cada uno de ellos en su aula. Si hay encuesta, y si la encuesta se plantea en dichos términos, es porque algo o mucho no va bien en la implantación de una necesaria y loable educación generalizada hasta los 16 años como se diseña en la LOGSE. Más aún: la encuesta trae a la memoria al valeroso coronel Nicholson, el protagonista de El puente sobre el río Kwai, quien en una de las últimas secuencias del filme descubre el cable del detonador que ha de hacer saltar por los aires la perfecta obra de ingeniería que representa el puente construido por él y sus soldados. El oficial británico, cuando descubre el cable, articula preocupado: "Sucede algo anormal". Esa es la primera lectura de la encuesta y por eso, precisamente por eso, la elaboraron sus diseñadores, porque las cuestiones sobre las que preguntan no son entelequias ni realidades gaseosas, sino situaciones lamentablemente vividas en numeros centros escolares de la red pública de enseñanza en el País Valenciano. El panorama que dibuja la encuesta se completa con los escasos resultados académicos obtenidos por esos jóvenes y adolescentes este curso académico que ahora termina en el que se se ha generalizado la implantación de la ESO. La cuestión es lo suficientemente importante como para merecer una reflexión distendida y seria, porque esos resultados están no sólo relacionados con la realidad que se intuye por el resquicio de las preguntas de la encuesta, sino también con cuanto puede ser mejorado en la LOGSE, que no es un precepto grabado en piedra por el Dios de Israel, como pretenden sus defensores a ultranza; ni es la LOGSE una aberración escolar, tal como la ven algunos sectores inmovilistas de un determinado búnker docente. "La LOGSE puede y debe ser mejorada, hay que modificar cuestiones que la experiencia demuestra han fracasado, pero es perfectamente válida para garantizar la calidad de la escuela pública", escribe Carmen Vieites, Secretaria de Enseñanza Pública, en Trabajadores de la enseñanza, boletín estatal de la FETE-UGT. Y habla de modificar decretos de evaluación y establecer la diversidad en los centros, para evitar el proceso de degradación al que apunta la encuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 1999