Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO GIL'

Vendedor de tanques

Al juez de Catania -la segunda ciudad de Sicilia- Amedeo Bertone, el nombre de Felice Cultrera no le es desconocido. "Es un nombre antiguo", dice, en el entramado de causas ligadas a asuntos más o menos mafiosos. Cultrera comenzó sus negocios en Catania como organizador de viajes de jugadores sicilianos a casinos de ciudades europeas, informa Lola Galán desde Roma. Los organizaba junto a un personaje llamado Corallo, que se encargaba de gestionar los asuntos de juego del clan de Nitto Santapaola, poderosa familia de Cosa Nostra. En estos momentos, Cultrera figura en una causa abierta por la fiscalía catanesa por presunto tráfico de armas y evasión fiscal. La decisión de procesarlo la tomará en septiembre el juez de primera instancia Antonio Ferrara. En declaraciones publicadas anteayer por el diario La Sicilia de Catania, explica: "No tengo nada que ver con la Mafia. Me limito a comprar villas antiguas, las rehabilito y las vendo a los ricos de Marbella. Además, cuando puedo intento vender a Estados extranjeros algún helicóptero, algún tanque; también lo hace el príncipe Víctor Manuel, ¿qué tiene de malo?".

La mención de la Fiscalía española a una supuesta reunión de Jesús Gil con Marcello Dell"Utri, diputado de Forza Italia, y Silvio Berlusconi, magnate de la televisión privada italiana y presidente del mismo partido, organizada por Gianni Meninno y Cultrera, ha provocado una airada protesta de Berlusconi, que ha anunciado una querella contra Carlos Jiménez Villarejo. Dell"Utri está acusado de colaboración con asociación mafiosa en Palermo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999