Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CAMINO HACIA LA PAZ

Milosevic inicia la batalla por mantenerse en el poder

ENVIADO ESPECIALA primera vista, Belgrado, castigada por dos meses y medio de bombardeos, vuelve a la normalidad. Hoy entra oficialmente en vigencia la abolición del estado de guerra aprobada por el Parlamento el jueves. Pero como la prensa oficial no ha publicado la oferta estadounidense de cinco millones de dólares (800 millones de pesetas) por la cabeza del presidente Slobodan Milosevic y sólo algunos diarios dan cuenta de un creciente movimiento de descontento dentro de las filas reservistas, pocos yugoslavos están advertidos de que la guerra contra su régimen está muy lejos de haber concluido.

La polarizada oposición política jamás ha estado tan activa. Cada día sus líderes piden la renuncia de Milosevic como única salida al oscuro callejón en que su Gobierno ha metido al país. Y por primera vez, el Santo Sínodo de la Iglesia serbia ha promovido lo que comienza a adquirir un movimiento de proporciones extraordinariamente inquietantes para Milosevic. Éste no ha vuelto a aparecer en televisión desde su visita a Aleksinac, donde proclamó el inicio de la "gran reconstrucción del país" tras "la victoria de Serbia" en la "guerra de agresión" la semana pasada.

Demonizados

"El mundo nos ha demonizado por culpa de este hombre. Decir que eres serbio es decir que eres un monstruo", confiesa amargamente Bojan, un estudiante de ingeniería que, como un gran porcentaje de jóvenes yugoslavos, ansía irse a estudiar al exterior. "Los problemas sólo acabarán cuando se produzca un cambio democrático. Y éste no parece estar a la vuelta de la esquina". Puede que tenga razón. Milosevic va a luchar con uñas y dientes para mantenerse en el poder, conservar su fortuna y, sobretodo, eludir al Tribunal Penal Internacional de La Haya, que le acusa de crímenes de guerra. Pero será una campaña cuesta arriba si se tiene en cuenta el vigor que están cobrando las protestas. La primera que se realizó ante el Parlamento culminó con la detención de dos hombres, uno de ellos, Svetozar Fisic, el jefe del Partido Demócrata (DS) en Prizren. La diminuta pero influyente Alianza Civil, liderizada por Goran Svilanovic, prepara para el martes una manifestación en Chachak en coordinación con la Alianza por Los Cambios. "Será el primer paso de una marcha que gradualmente llegará a Belgrado", declaró Svilanovic.

Más inquietante para el régimen era ayer el crecimiento de la protesta de los reservistas iniciado el miércoles con el bloqueo de un puente cerca de Krajelvo. Según informaciones de DS, las protestas se ampliaron ayer a Krusevac, Kragujevac, Trstenik y Velika Plana, donde los reservistas piden su sueldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 1999