Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 86 años en Barcelona Francesc Rovira Beleta, director del filme "Los Tarantos"

El director catalán fue dos veces candidato al premio Oscar en los años sesenta

El director de cine Francesc Rovira Beleta falleció ayer en Barcelona, ciudad en la que había nacido hace 86 años. Abogado de formación, jamás ejerció como tal. Se inició muy joven en el mundo del cine, en la legendaria productora Cifesa, donde trabajó como ayudante de dirección a las órdenes de Luis Lucia y Juan de Orduña. En 1948 rodó su primer largometraje, Doce horas de vida. Pero el mayor éxito de su carrera lo obtuvo en los años sesenta, cuando dirigó Los Tarantos (1963) y El amor brujo (1967); por ambas películas fue candidato al premio Oscar. Su último trabajo fue una película para televisión, en 1985, Crónica sentimental en rojo, basada en una novela de Francesc González Ledesma, ganadora del Planeta.

MÁS INFORMACIÓN

Cultivador del género negro en los años cincuenta con Hay un camino a la derecha (1953), El expreso de Andalucía (1956) y Los atracadores (1961) -donde por primera vez en el cine español pudo verse el ajusticiamiento por garrote vil de un delincuente encarnado por Julián Mateos-, Rovira Beleta no dejó jamás de retratar Barcelona en sus películas. Los problemas sociales que acarreó la industrialización y, como consecuencia de ella, la inmigración; la delincuencia en su ambiente y el mestizaje que se vivía en la ciudad son temas reiterativos en sus filmes. El interés por su ciudad alcanzó el fútbol, más concretamente el Barça, en Once pares de botas (1954), donde trabajaron futbolistas que hicieron de actores, como el legendario portero Antonio Ramallets, y actores que recrearon a jugadores, como José Suárez. Con los años sesenta llegó Los Tarantos, su obra más importante, en la que intervino la bailaora Carmen Amaya. Se trata de una versión, de una gran belleza plástica, de la historia de amor entre Romeo y Julieta. En la cinta, los bandos enfrentados son payos y gitanos. Los Tarantos fue candidata al Oscar a la mejor película extranjera en 1963. Aquel año la competencia se presentó dura: el premio de Hollywood se lo llevó Federico Fellini por Ocho y medio.

"El amor brujo"

Cuatro años más tarde, el cineasta catalán volvió a ser candidato al galardón por El amor brujo, con Antonio Gades y La Polaca. El Oscar no llegó -lo ganó el checo Jiri Menzel por Trenes rigurosamente vigilados-, pero la protagonista recibió el premio a la mejor actriz del Festival de Cine de Nueva York. Con posterioridad, Rovira Beleta filmó La larga agonía de los peces fuera del agua (1970), con Joan Manuel Serrat como protagonista, que interpreta a un pescador ibicenco enamorado de una turista extranjera, y No encontré rosas para mi madre (1972), con un elenco internacional de lujo en el que figuraban Gina Lollobrigida, Danielle Darrieux y Susan Hampshire. Después dirigió, en 1976, La espada negra, sobre un guión de Carlos Blanco.

Su último trabajo fue una película para televisión, Crónica sentimental en rojo, que emitió Televisión Española (TVE) en 1987, dos años después de haberse rodado. Basado en la novela homónima de Francesc González Ledesma, ganadora del Planeta, el telefilme no satisfizo las expectativas. Después de eso, Rovira Beleta abandonó la silla de director y se entregó a la docencia. En los últimos años también publicó dos libros de poesía. El último, Rescate de unos poemas olvidados, poemario prologado por Joan Manuel Serrat que se publicó junto a un disco con los versos del cineasta recitados por el actor José Sacristán.

Premios

Fue decano del Colegio de Directores de Cine de Cataluña y estaba en posesión de importantes premios por su carrera, durante la que dirigió una quincena de películas. En 1987 recibió el Premio Especial de Cinematografía de la Generalitat. La Asamblea de Directores y Realizadores (Adirce) le concedió el 16 de abril de 1993 el Premio Homenaje. El año siguiente, el Consejo de Ministros le otorgó la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. En 1995 recibió el reconocimiento a su carrera en la gala de los Premios Fotogramas, y el año pasado fue galardonado con el Premio Cinematográfico Familia. El último premio que le fue concedido no podrá recibirlo. Se trata de la Creu de Sant Jordi de la Generalitat, que le iba a ser entregada el próximo 7 de julio. En los últimos años, Rovira Beleta había sufrido achaques de carácter vascular por los que tuvo que ser ingresado varias veces, pero su dolencia se agravó después de que hace unos meses falleciera su esposa, Rosario Llovera, con la que contrajo matrimonio en 1945 y con la que tuvo cuatro hijos.

El funeral de Francesc Rovira Beleta se celebrará mañana a las 11.15 horas en el tanatorio barcelonés de Les Corts.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 1999