Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supuesto agresor de Rodríguez Menéndez declara que su esposa le ofreció 50 millones

La muerte del abogado Emilio Rodríguez Menéndez tenía un precio: 50 millones de pesetas. Así lo ha declarado uno de los presuntos autores de los disparos que el pasado jueves hirieron gravemente al letrado cuando llegaba a su mansión de Las Rozas (Madrid). La esposa del penalista, Laura F. N., de 28 años, fue detenida en la noche del sábado como supuesta inductora del intento de asesinato. Los ocho arrestados hasta el momento pasarán hoy a disposición judicial. Rodríguez Menéndez, que sigue en la UCI del hospital de San Carlos, evoluciona favorablemente dentro de la gravedad.

Los ocho detenidos tras la operación policial puesta en marcha para aclarar el intento de asesinato del abogado Emilio Rodríguez Menéndez se hallaban ayer prestando declaración en las dependencias del complejo de Canillas, en Madrid. Está previsto que hoy, lunes, pasen a disposición de la juez que instruye el sumario, según fuentes de la Dirección General de la Policía. Entre los arrestados está José Ignacio R., conocido como Nacho, al que los investigadores consideran uno de los presuntos autores del ataque sufrido por el letrado cuando viajaba en su Mercedes junto con su esposa, el chófer y otro abogado, según informó en su día la Guardia Civil. El ataque se produjo hacia la 1.30 de la madrugada del pasado jueves en la calle de Salónica, en la urbanización Monte Rozas.

La agresión fue perpetrada por dos hombres desde una moto de gran cilindrada, en la que huyeron mientras el guardaespaldas de Rodríguez Menéndez efectuaba contra ellos ocho disparos de pistola. Aparentemente, no alcanzó a ninguno y ambos continuaron la escapada en medio de la lluvia de tiros.

Las pesquisas para aclarar el confuso atentado quedaron a cargo de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. Pero, en paralelo, la Unidad Central de Policía Judicial, que se hallaba desde hace varios meses tras los pasos de una organización delictiva, tuvo noticias de que uno de sus presuntos integrantes había recibido un balazo cuando hacía un trabajo por encargo.

Así, a través de un pinchazo telefónico, la policía escuchó cómo uno de los investigados requería ayuda para atender al herido. Eso hizo saltar las alarmas. Los agentes ataron cabos y llegaron a la conclusión de que podía estar relacionado con lo ocurrido a Rodríguez Menéndez.

La policía ha determinado ahora que uno de los proyectiles del escolta del abogado alcanzó en un glúteo a José Ignacio R., Nacho, que, en efecto, sufre una herida de bala en esa zona.

Este hombre, que fue detenido el viernes en un chalé de la urbanización Nuevo Peñascales de Torrelodones junto con otras cuatro personas, ha declarado que fue contratado por una mujer para dar un escarmiento al controvertido abogado, según fuentes de la investigación. Y después facilitó una identidad que supuestamente corresponde a la esposa del penalista. Nacho asegura que no ha cobrado nada por el trabajo.

Boda hace un año

Laura F. N, de 28 años, que el 17 de julio del año pasado contrajo matrimonio con el abogado, de 52, fue arrestada por orden judicial poco antes de las nueve de la noche del pasado sábado cuando llegaba a visitar a su marido al hospital clínico de San Carlos. Según fuentes policiales, las sospechas existentes contra ella son "sólidas", ya que en el curso de la investigación se han obtenido indicios "consistentes". Entre ellos parece que está alguna conversación interceptada por la policía en la que supuestamente se hace referencia al encargo y a los 50 millones de pesetas. El letrado, mientras tanto, continúa ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital. Según fuentes médicas, evoluciona favorablemente de las heridas sufridas por el impacto de un proyectil que le penetró por la espalda, le atravesó un pulmón y quedó alojado entre el cayado aórtico y la arteria pulmonar izquierda.

Rodríguez Menéndez ya fue víctima de otra agresión, aunque de menor gravedad, el 1 de julio de 1995. En esa ocasión, también en su mansión de Las Rozas, fue supuestamente acuchillado en una mano por el chileno Esteban Wilfredo Muñoz Ronda, hermano de la que entonces era su esposa, Viviana. Este matrimonio se rompió hace cuatro años.

El abogado, famoso por su actuación en algunos de los casos más sonados de los últimos años -la dulce Neus, Nani, la secta Ceis...- se casó con Laura hace menos de un año. La joven figura asociada con su padre a una firma de asesoramiento en la dirección y gestión de empresas con sede social en Collado-Villalba. En esta localidad madrileña, en concreto en un gran chalé de la urbanización Altavista, reside su familia. Ayer, no había nadie en la casa. Sólo unos perros que ladraban sin cesar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999

Más información

  • Un "pinchazo" telefónico permitió a la policía vincular a los detenidos con el ataque al abogado