Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Interrogante

A vuelta de las elecciones municipales, algunos resultados electorales resultan, valga la redundancia, del todo paradójicos. Probablemente, para los votantes que los han producido, exista una clara explicación de los mismos, sin embargo, desde la distancia no terminan de ser comprensibles. Uno de esos casos es el de la ciudad Cádiz, que se ha volcado de manera masiva en su apoyo al PP. Ciertamente, parece incomprensible el resultado. Una ciudad con una de las tasas de paro más altas de Europa, si no la mayor, con unas limitaciones de expansión que apiñan a la población, con una composición productiva que la hace candidata a masivos despidos en el sector industrial, no aparenta ser caldo de cultivo para que los ciudadanos se vuelquen a favor de una opción tan rancia como la que representa el PP de esa ciudad y sus dirigentes. Algo muy grave ha de estar pasando en Cádiz, cuya configuración económica tiene mucho más parecido con la zona de declive industrial de Asturias que con cualquier otra zona, para que ocurra lo que está ocurriendo. Y desde luego no es por la magnífica defensa que haga el PP de Cádiz de los proyectos de futuro de la zona. La última ya es de nota: que el ministro del "caos aéreo", que ya ha enterrado centenares de miles de millones en Barajas, imponga un enlace con Málaga mediante autopista de peaje. O sea, que el 100% de las vías rápidas que enlazan Cádiz con el resto de España sea de pago. Ante tamaño disparate, y presuponiendo un desconocimiento producido por la distancia, uno no puede menos que plantearse el interrogante. Evidentemente no pueden ser explicación, ni el masoquismo colectivo de la ciudadanía ni, por supuesto, el desconocimiento o la falta de formación. Explicaciones ambas que alguna que otra vez ha esgrimido algún indocumentado contertulio de derechas para explicar el voto de los andaluces al PSOE. Tampoco parece que la gestión y defensa de los intereses de los gaditanos sea el punto fuerte de la acción política del PP en Cádiz, ni que la composición socioeconómica de la ciudad la haga de derechas. Así que posiblemente haya que explorar qué le ocurre a la izquierda política gaditana para que se den esos resultados electorales.LUIS ÁNGEL HIERRO

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999