Aznar anuncia un plan de 16 billones para infraestructuras hasta el 2006

Agencias

El presidente del Gobierno, José María Aznar, anunció ayer la elaboración de un plan de ejecución de grandes infraestructuras con una duración de siete años (2000-2006), que contará con una inversión global de 16 billones de pesetas, procedentes de fondos nacionales y de fondos europeos. Aznar explicó que este plan forma parte de un programa de inversiones estructurales más amplio, cuantificado en 25 billones de pesetas, de los que 10 billones de pesetas provendrán de los fondos comunitarios.

José María Aznar, que presidió un acto celebrado en la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en el que se conmemoraba el bicentenario de la creación del cuerpo de ingenieros, señaló que el objetivo de este plan de grandes infraestructuras es "facilitar la movilidad eficiente de personas, bienes y servicios por toda España para incrementar nuestro potencial productivo". "El programa", según el presidente del Gobierno, "pronto será dado a conocer y contará con la participación de las comunidades autónomas, dado que sus territorios serán los destinatarios de las inversiones a realizar". El plan, que abarcará del 2000 al 2006, contará con unos fondos totales de 16 billones de pesetas.

Aznar enmarcó este plan en uno más amplio dirigido a emprender reformas estructurales, cuantificado en 25 billones de pesetas. De esta cifra global, 10 billones de pesetas provendrán de fondos comunitarios, según el acuerdo adoptado en el Consejo Europeo de Berlín.

"Esta cantidad significa que los recursos que se pondrán a nuestra disposición del 2000 al 2006 se incrementarán en término reales un 13%", dijo. A esos 10 billones, continuó, se le unirán otros 15 billones de pesetas cuyo origen serán los fondo nacionales.

El presidente del Gobierno precisó que de esa cantidad global de 25 billones de pesetas saldrán los 16 billones de pesetas dirigidos al plan de grandes infraestructuras.

No obstante, Aznar no precisó en su discurso ni qué parte de los fondos comunitarios serán destinados al plan de infraestructuras, ni qué peso tendrá en él la inversión privada, ni si introducirá nuevas fórmulas de financiación.

Tampoco detalló cuáles serán los proyectos concretos que acometerá el futuro plan, aunque todo parece indicar que los distintos trazados del tren de alta velocidad (AVE) se llevarán la palma.

El objetivo del Gobierno para los próximos años es que la inversión pública aumente a un ritmo similar al del crecimiento económico más la inflación (PIB nominal), estimado entre el 5% y el 5,5%, según figura en el Plan de Estabilidad (1999-2002) entregado este año a la Comisión Europea por el Gobierno español como base de la convergencia para el euro.

En los últimos años no se ha llegado a alcanzar el 5% del PIB en cuanto a inversión pública, objetivo que se marcó el anterior Gobierno socialista y que se considera un "umbral óptimo". El pasado año, la inversión en infraestructuras se situó en los 1,27 billones de pesetas, frente a los 1,07 billones de 1997.

Para 1999, los Presupuestos del Estado fijan una cifra total de 1,11 billones de pesetas, de los cuales la partida más importante corresponde a carreteras (casi 300.000 millones de pesetas), seguida del transporte ferroviario (174.000 millones). Estas inversiones comprenden las gestionadas por el Estado, los organismos autónomos, las empresas públicas y los entes territoriales.

Lo impreciso de las cifras facilitadas ayer por el presidente del Gobierno, tampoco explicadas por Presidencia, impide evaluar el esfuerzo inversor que José María Aznar anunció ayer para los próximos siete años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de junio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50