Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren los tres ocupantes de un helicóptero militar estrellado en Asturias

Tres militares del Ejército de Tierra perdieron la vida al estrellarse contra la vertiente asturiana de la cordillera Cantábrica en el helicóptero Superpuma en el que volaban y que había sido dado por desaparecido en la tarde de anteayer, dos horas después de haber partido de la base aérea de Colmenar Viejo (Madrid), con destino al Principado. Las tres víctimas son el teniente Juan Milans del Bosch y el brigada Carlos Cancio Núñez, ambos de 33 años y domiciliados en Madrid, y el cabo Higinio Canella Calvo, de 20, natural de Rioseco (Asturias). El aparato siniestrado iba a incorporarse ayer a las tareas de búsqueda de un soldado valenciano destinado en el acuartelamiento Cabo Noval, de Pruvia (Asturias), desaparecido en los Picos de Europa el 29 de noviembre cuando realizaba una excursión.Los restos del aparato, que resultó totalmente destrozado a causa del impacto con la montaña, fueron localizados a las nueve de la mañana de ayer en El Brañilín, a 1.400 metros de altitud, en las proximidades de la estación invernal de Valgrande, en el puerto de Pajares, a 40 kilómetros del punto de destino. Uno de los cadáveres se recuperó a 50 metros del aparato siniestrado y los otros dos fueron rescatados de entre los restos del fuselaje, en una zona de barrancos conocida como Los Selleros, cerca de la pista de esquí El Arroyo. Las tres víctimas fueron trasladadas al hospital Álvarez-Buylla, de Mieres, para practicarles la autopsia.

La intensa niebla, nubes bajas y llovizna que apenas permitían la visibilidad en la cordillera Cantábrica se barajan como las causas más probables del siniestro. Éste es el segundo accidente aéreo que se produce en Asturias en el que se ve implicado un helicóptero participante en las tareas de rescate de personas desaparecidas en los Picos de Europa. Hace 12 años, en junio de 1987, los siete ocupantes de otro helicóptero perdieron la vida en los Lagos de Covadonga al estrellarse el aparato contra la falda de un pico cuando trataban de hallar a un niño de 13 años, Germán Quintana, desaparecido en la zona y que jamás fue hallado. Las tareas de búsqueda del soldado valenciano José Miguel Panach Molina, de 22 años, se reanudaron el pasado 31 de mayo tras haber quedado suspendidas, a causa del temporal y la nieve, el pasado 18 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1999