Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATRIMONIO

Cultura investiga ahora si Velázquez yace en la iglesia de San Plácido

Los restos de Diego de Silva y Velázquez pueden descansar en la imponente iglesia de San Plácido, en la calle de San Roque, en pleno centro de Madrid. Los historiadores de la Consejería de Cultura, tras dos meses de excavaciones en la plaza de Ramales, han abierto una sorprendente línea de investigación para determinar si dos cuerpos hallados bajo el altar mayor de este convento de benedictinas, construido entre 1655 y 1658, corresponden al pintor sevillano y a su mujer. El hallazgo de los huesos, que descansaban en el interior de un ataúd de madera del siglo XVII, se registró supuestamente cuando un restaurador trabajaba en el Misterio de la encarnación (1658), la obra de Claudio Coello que preside el altar mayor.Los restos, según los historiadores de la Comunidad, pudieron ser trasladados entre 1809 y 1813, cuando se derribó la iglesia de San Juan, donde originalmente descansaban. La demolición de este templo permitió abrir la plaza de Ramales, donde los arqueólogos de Cultura buscan desde hace semanas los restos del pintor.

Ninguno de los documentos hallados hasta el momento en los archivos y bibliotecas consultados confirman que el osario del pintor fuera trasladado.Ahora, dos meses después de iniciar las excavaciones en Ramales, ha surgido una nueva hipótesis. Velázquez pudo ser llevado a la iglesia de San Plácido en una de las mondas (traslado de cuerpos) ordenadas por Carlos III. En favor de esta posibilidad, que aún no ha sido validada, juega el que en la iglesia de San Plácido podrían estar enterrados cinco personas apellidadas Silva, así como las vestimentas de los inhumados; sobre todo del hombre, que lleva ropa negra, sombrero y una espada. En el texto de Acisclo Palomino que describe el entierro de Velázquez en 1660 se destaca que el pintor fue enterrado con "manto capitular, con la roja insignia en el pecho, el sombrero, la espada, botas y espuelas".

Cultura solicita al Arzobispado permiso para exhumar los cuerpos

Por su parte, la hermana superiora del convento de San Plácido cree haber visto, cuando se abrió el ataúd, sobre el manto del fallecido, la cruz de Santiago con la que fue enterrado. "Había algo rojo", señaló ayer. No obstante, el forense que ha examinado ambos cadáveres no se atreve a tanto.Por su parte, el consejero explicó que el catedrático Manuel Reverte se convertirá definitivamente hoy en el forense oficial de este caso. El historiador Manuel Montero reconoció el pasado domingo que existe "alguna" posibilidad de que Velázquez esté enterrado en San Plácido. Montero no ha encontrado ningún documento que lo atestigüe, sólo el hecho de que en esta iglesia "estén enterrados varias personas de apellido Silva". Según Montero, "éste no es dato suficiente para suponer que allí esté enterrado Velázquez, ya que el apellido Silva, de origen portugués, no era tan extraño en el siglo XVII".

Todos estos datos llevan a la Consejería de Cultura a mantener abiertas las excavaciones de Ramales, donde los arqueólogos siguen desenterrando la estructura de la iglesia de San Juan, templo donde se le enterró. ¿Qué pasó después con su cuerpo? Es, por el momento, un misterio; y máxime cuando hasta ahora los especialistas estaban convencidos que seguía descansando bajo el asfalto de Ramales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 1999

Más información

  • La Comunidad analiza dos cuerpos hallados casualmente en un ataúd del XVII en el convento