Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

36 empleados de Telefónica dimiten para crear un 'portal' en Jazztel

Telefónica sufrió ayer una masiva fuga de cerebros que ha dejado cojo su proyecto en Internet. 36 trabajadores de Teleline, la filial de Telefónica responsable de la estrategia en la red, dimitieron ayer en bloque y ficharon por Jazztel, el cuarto operador español de telefonía básica, para crear un portal (página web que agrupa multitud de servicios y contenidos).Los empleados, entre los que se encuentran programadores informáticos, diseñadores y periodistas, han tomado su decisión motivados por el cambio de estrategia de Telefónica en Internet. La operadora contrató al equipo hace aproximadamente un año para diseñar y poner en marcha un portal para toda la red de habla hispana. Sin embargo, hace dos meses, y a pocos días del lanzamiento de la página -que incluso tenía nombre, Terra-, la dirección de Telefónica decidió dar un golpe de timón y desechó todo el trabajo inicial comprando Olé, un conocido buscador español , y dejando en manos de su fundador, Pep Vallés, toda su estrategia en Internet. La semana pasada, Telefónica lanzó definitivamente la página, denominada Mundo Olé, y muy distinta del proyecto original.

La nueva estrategia provocó la dimisión, hace dos semanas, del jefe del equipo y ex director general de Teleline, Antonio Sáez, y unos días después renunciaban también otros altos cargos del portal, como Álvaro Ibáñez y José Luis Robles.

Después de su marcha, Sáez presentó a Jazztel el proyecto inicial. "Nos dimos cuenta de que los planes eran realmente buenos, y que el equipo de gente que lo había hecho era el mejor preparado de España", asegura Martin Varsavski, presidente de Jazztel. Pero añade: "El problema fue que cambiaron las reglas del juego y la gente no estaba contenta, pero esa insatisfacción no la creamos nosotros".

Para poner en marcha su portal Jazztel ha creado la filial Jazztel Internet Factory, que podría comenzar a funcionar en 90 días. La compañía cuenta con una inversión inicial de 750 millones de pesetas, y el 10% del capital estará en manos de los empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1999