Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Publicado el 'Diario póstumo' de Montale, que heredó su musa

Eugenio Montale (Génova, 1896-Milán, 1981), el tercer Nobel italiano, ha entrado en la historia de la literatura sin haber escrito de amor. Publicó en vida siete libros que hablaban sobre todo de la muerte, la soledad y el miedo al poder. Ahora la pequeña editorial La Rosa Cúbica acaba de traducir al castellano su octavo libro, Diario póstumo, aparecido en Italia 15 años después de su muerte. Annalisa Cima, a quien el poeta confió el legado, fue su amiga de los últimos años, "pero en una relación paterno-filial", dice ella, "nada de enamoramientos. Montale no se enamoró nunca, lo que pasa es que prefería la compañía de las mujeres porque no le daban miedo"."Su padre había sido un hombre muy agresivo", explica Cima, que ha estado en Barcelona esta semana, "y eso determinó en Montale un carácter retraído, tendente a la soledad. De ahí su posición deliberadamente marginal como artista. Rehuía cualquier forma de poder, por mínima que fuese".

Cima tiene 58 años y es poetisa, pero cuando entró en contacto con Montale sólo contaba 27 y no había publicado nada. "Yo no quería conocerle", cuenta, "porque me daban pánico los monstruos de la literatura, pero la casualidad me llevó a su casa y nació una sólida amistad". Era 1967 y el futuro premio Nobel (iba a conquistarlo en 1975) tenía 71 años. Desde aquel momento el escritor empezó a mandarle a la joven amiga cada poema nuevo que escribía. Montale dispuso que no fuesen publicados hasta pasada su muerte. El Diario póstumo fue publicado en Italia en 1996 con el subtítulo de 66 poemas y otros. Es el primer título de Montale que se publica en España. Sólo existía una antología de su obra y los dos primeros volúmenes publicados en Argentina (Huesos de sepia y Las ocasiones).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1999