Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIO AMBIENTECRÍTICAS A LA ACTUACIÓN DE LA PLATAFORMA DE ORIHUELA

Los grupos del Segura fuerzan el aplazamiento del pacto de Zaplana y Pro-Río a después del 13-J

Los colectivos movilizados por el saneamiento del Segura decidieron en la noche del lunes en una tensa reunión aplazar hasta después de las elecciones el acuerdo que unilateralmente suscribió la comisión Pro-Río de Orihuela con el presidente del Consell, Eduardo Zaplana el 25 de mayo, para la limpieza y depuración del cauce. Pro-Río, que pactó la constitución de una mesa de trabajo con la Consejería de Obras Públicas antes del 13 de junio, ha rectificado ante la presión del resto de grupos de la comarca, muy molestas por haber quedado al margen del pacto.

El acuerdo de aplazar los compromisos con Zaplana se fraguó en una tensa reunión de todos los colectivos celebrada en Orihuela el lunes por la noche. Aunque en ese debate no quedó clara la postura de Pro-Río, el portavoz de esta comisión, José Antonio Muñoz Grau, declaró ayer: "En aras de la unidad en la reivindicación vamos a aguantar hasta después de elecciones". La creación de la mesa de trabajo "no es lo más importante en estos momentos", añadió. El representante de la plataforma Segura Limpio, José López Grima, calificó la reunión de "violenta", informa Pilar Girona. Al término de la misma, algunos miembros de Pro-Río admitieron que el acuerdo con Zaplana fue un error. "Ahora hay que encontrar la manera de reconducir la fisura que se ha producido en los colectivos", dijo. A su juicio, Pro-Río "ha actuado como pajarito muy tierno, y no ha sido consciente del daño que ha hecho a la labor que está desarrollando tanta gente de la comarca". Segura Limpio considera que Muñoz Grau ha perdido la credibilidad entre los colectivos ecologistas: "Debería ser serio y pensar si debe dejar paso a otra persona". En Madrid existe una propuesta ante el Gobierno central que presentaron todos los colectivos, y están a la espera de que se les llame a negociar, explicó López. Miguel Ángel Alcaraz, del colectivo Segura Vivo, censuró que Pro-Río intentara monopolizar la reivindicación de toda la comarca, aunque abogó por la unidad una vez que la comisión de Orihuela ha admitido su error. Lo urgente ahora, según los colectivos, es que Zaplana cumpla su promesa de facilitar una entrevista entre las plataformas y la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino. "Mañana ya es tarde para esa reunión", dijo Muñoz Grau para explicar lo apremiante de la entrevista. Pro-Río redactó ayer un comunicado en el que califica de "hostil y provocadora" la participación del presidente del Congreso, Federico Trillo, en el mitin celebrado anoche en Orihuela. Su visita para pedir el voto después de negarse a recibir a los miles de personas que se manifestaron ante las puertas del Congreso "es un insulto que desmerece a su propio partido y a la institución que representa", dice la nota. Para Pro-Río, mientras Trillo no responda a las demandas que 10.000 personas trataron de trasladarle en Madrid, "su presencia en esta comarca es un desprecio a los ciudadanos, y su discurso electoral una falacia inadmisible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999