Pujol y Maragall coinciden en Mataró en mítines de apoyo a sus candidatos a alcalde

A la misma hora, en la misma ciudad. Jordi Pujol y Pasqual Maragall estuvieron ayer domingo en Mataró (Maresme) para arropar a los respectivos candidatos a la alcaldía de esta ciudad. No obstante, no pudieron saludarse: los escenarios estaban alejados. Mientras que el presidente de la Generalitat optó por el centro de Mataró, los socialistas se concentraron en el barrio de Cerdanyola, en la periferia, donde tradicionalmente obtienen buenos resultados. Una avioneta con el lema Ciutadans pel canvi. Maragall sobrevoló seis veces el mitin de Pujol.

En el parque de Can Tuñí y ante más de 500 personas, el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall, arropó públicamente a Manuel Mas, actual alcalde de Mataró y candidato a la reelección. En su discurso Maragall afirmó que "Cataluña no va bien", aunque reconoció que funciona por la capacidad de su gente que ha sabido realizar proyectos variados sin contar con el apoyo de la Generalitat. Maragall calificó al Gobierno de Jordi Pujol de estar falto de "energía, proyectos e ilusiones". Maragall afirmó que la larga experiencia de los socialistas en los ayuntamientos catalanes será una buena base para alcanzar el Ejecutivo autónomo y que desde allá podrán materializar el anhelado acercamiento entre el gobierno de la Generalitat y los municipios catalanes, cosa que hasta ahora "no ha sido posible". En cuanto a los resultados electorales en diversas comunidades autónomas, como Baleares o Asturias, Maragall vaticinó un triunfo de la izquierda y aesguró que a finales de año, el presidente del Gobierno, José María Aznar, se las verá con un país "muy diferente" ya que muchas comunidades, y entre ellas Cataluña, orientarán el barco hacia "el progreso y el futuro". Mientras se celebraba el mitin electoral socialista, una avioneta con una pancarta con el lema Ciutadans pel canvi. Maragall sobrevolaba el cielo de Mataró y por tanto también el acto organizado por CiU en la plaza de Santa Anna, que contaba con la presencia del presidente de la Generalitat y de CDC, Jordi Pujol. Hasta seis veces pasó la avioneta durante el mitin de Pujol, que no hizo ninguna referencia a ella en su parlamento. Pujol se trasladó hasta la capital del Maresme también para mostrar su apoyo al candidato de CiU, el actual portavoz de la coalición nacionalista en el Parlament, Ramon Camp. Ante unos 400 militantes y simpatizantes, el presidente de CDC aseguró que los próximos meses van a ser determinantes para poder ejecutar el proyecto político de CiU en Cataluña. Las elecciones municipales son para Pujol un primer test para poder implantar su proyecto político, lo que permitirá que Cataluña tenga un equilibrio territorial "pleno", para conseguir un país con capacidad de crear riqueza, económicamente fuerte, dinámico y con capacidad de proyección internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de mayo de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50