La Diputación de Vizcaya cree que la justicia no paralizará la construcción de la Variante Este

La Diputación de Vizcaya cree que no ha incumplido la ley al destruir un área de casi 22.000 metros cuadrados con árboles protegidos para la construcción de la Variante Este, una de las tres nuevas autovías de acceso a Bilbao, que está en plena ejecución. Los diputados de Presidencia y Obras discreparon ayer con el fallo del Tribunal Superior de Justicia que anuló el proyecto, valoraron que sólo se ha incurrido en defectos "procedimentales" y opinaron que el tribunal no paralizará las obras. "No va a haber cambios en el trazado, y no es por capricho", anunciaron.

Pese a que a últimas horas del miércoles la Diputación envió un comunicado explicando su postura tras la sentencia de la Sala Segunda de lo Contencioso Administrativo, los responsables de Presidencia, José Luis Bilbao, y de Obras Públicas, José Félix Basozabal, comparecieron ayer para valorar el varapalo judicial. Si el día anterior el gobierno foral reconocía haber incurrido en un defecto de forma por la falta del trámite de información pública y omitió la explicación del segundo motivo de la anulación judicial, la destrucción de árboles protegidos, ayer sí opinó sobre esta cuestión, en la que discrepa con el tribunal. Basozabal argumentó que la norma foral ambiental sobre especies autóctonas incumplida "se refiere sólo a montes y zonas rurales". "La Variante Este", dijo, "es zona perirurbana y por tanto no sería de aplicación la norma". El responsable de Obras añadió que en todo el trazado de la autovía, de 2,5 kilómetros, únicamente "se han talado 48 unidades". Sobre la otra causa de la anulación, la falta de información pública, Basozabal dijo que sí la hubo en el proyecto aprobado en 1995, que luego sería modificado por otro de mayor impacto para aumentar los carriles de la autovía a cuatro. "Lo que se nos dice es que para pasar del primer proyecto al segundo no ha habido una información pública válida. Siempre hemos obrado de buena fe y ha sido una sorpresa para nostros. Nuestra voluntad no ha sido hurtar el debate", aseguró. Los dos diputados recalcaron la importancia del proyecto para Bilbao y Vizcaya -es uno de los tres viales que conformará la futura Solución Norte- y se mostraron convencidos de que se mantendrá el trazado. "Y no por capricho, porque esta carretera debe tener las características de ese trazado". Tras resaltar que el fallo no cuestiona la declaración de impacto ambiental, restaron importancia a la petición de paralización de las obras pedida por los vecinos del barrio de Otxarkoaga, quienes presentaron la demanda judicial. "No vemos que se vayan a paralizar las obras", dijo Bilbao, quien añadió que ello supondría la apertura de otro poceso judicial en el que "los más perjudicados serían los vecinos, al tener que aguntar más tiempo las obras, que son molestas y que cualquier vecino desea que terminen cuanto antes". "Aspectos formales" El diputado de Presidencia calificó la falta de información pública y el incumplimiento de la norma ambiental sobre especies protegidas como "dos aspectos formales". "No hay que confundir a la ciudadanía. De la sentencia no se deduce la paralización, no hay perjuicios a terceros, no se cuestiona el diseño, ni el tamaño ni el trazado de la carretera". Los responsables forales no desvelaron si se interpondrá un recurso ante el Tribunal Supremo, trámite que deben formalizar antes del 7 de junio y, que en caso negativo, convertiría el fallo en firme. La Variante Este, un proyecto de autovía de 2,5 kilómetros y una inversión de 3.000 millones de pesetas lleva ya casi dos años y medio de obras. En 1997, durante un plazo de siete meses, los trabajos ya fueron suspendidos por el Tribunal Superior de Justicia por la falta de la declaración de impacto ambiental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de mayo de 1999.