CÓRDOBA

Interesante encierro

Interesante el encierro que envió a Córdoba Partido de Resina. Los míticos toros de Pablo Romero desplegaron variadas facetas en el coso de Los Califas. Hubo de todo, como en botica. Nos quedamos con el que abrió plaza, un toro noble, con embestida, y al que bajó nota su descarada sosería. El resto del encierro manseó en diferentes grados, pero siempre resultaron muy cómodos para los matadores. José Romero manejó el mejor lote de la tarde. Faena sin ligar, con pases sueltos y sin aprovechar la repetitiva embestida de su enemigo. A la faena le faltó el punto de la vibración. La culpa, a medias para el torero y el toro. A Romero por no ligar y al morlaco por sosón. Mató de una gran estocada. Con el segundo José Romero se colocó mejor y templó más los muletazos. Tardeó el toro y no dejó lucirse al diestro cordobés, faltando siempre continuidad a la faena. Punto y aparte para el mitin que montó en banderillas Romero; necesitó de repetitivas entradas para colocar pares más propios de un circo.David Gil reaparecía tras su cogida en Soria. Estuvo muy valiente toda la tarde, pero acusando numerosos defectos, en especial la brusquedad con la que maneja la muleta, negándole la salida natural a los toros. Porfió con su primero, que brindó al juez Baltasar Garzón, pero la faena se quedó en medios muletazos. Un quiero y no puedo que puso en evidencia al matador. A su segundo lo saludó con tres faroles de rodillas. Un toro astifino, de gran trapío, que terminó manseando como sus hermanos y que pudo ayudar al éxito del jiennense. Pero David Gil volvió a recaer en su peculiar estilo de manejar el engaño, terminando por huir el toro cada vez que salía de un pase. Mató mal.

Resina / Romero, Gil, Castro

Toros de Partido de Resina, bien presentados, 5º de gran trapío, descastados, a excepción del 1º, noble.José Romero: estocada (saludos); media estocada (aviso y pitos). David Gil: estocada (ovación); dos pinchazos, estocada y tres descabellos (ovación). Alejandro Castro: pinchazo, estocada y cuatro descabellos (aviso y saludos); tres pinchazos y estocada (saludos). Plaza de Los Califas, 25 de mayo. 3ª corrida de feria. Un quinto de entrada.

Alejandro Castro, también cordobés, pasó de puntillas por la corrida. Para lo poco placeado que está redondeó una actuación digna. Le tocó el lote menos lucido. Quiso hacer las cosas despacio y con lucha y buena colocación consiguió sacar muletazos muy templados. Destacó una serie con la mano zurda en el que cerró plaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de mayo de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50