Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

SELVA AFRODISIACA

Río de Janeiro

Ha sido llamada la "selva afrodisiaca". Son dos millones y medio de hectáreas de foresta reservadas a 800 indios waimiri en la frontera de Amazonia con Roraima, territorio brasileño limítrofe con Venezuela. Supone la habitación con menor densidad de población de las reservas brasileñas. A cada indio suelen tocarle unos 30 kilómetros cuadrados de selva. Por eso, esa tierra es una constante tentación para los traficantes de madera, que la consideran un derroche para tan pocos indios. Ante el temor de ocupación, el cacique Mário Paruwé de los waimiri ha lanzado una orden categórica: "Todos a procrear, y deprisa". Para ello, rompiendo con reglas seculares, ha permitido que cada varón pueda hacer el amor con dos mujeres a condición de que haga todo los posible para que dichas mujeres den al mundo el mayor número de hijos posibles. Para ello, naturalmente, pueden usar todo tipo de afrodisiacos de los que la selva es rica y que los indios conocen muy bien. De ese modo la población se está doblando. El joven Kratxini, de 25 años, ha comentado que la cosa le parece bien pero que da mucho trabajo. No el procrear, sino el tener que atender después a tanto chiquillo.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1999