Redondo afirma que el PNV tendrá que pactar con HB tras el 13-J

El secretario general del PSE-EE, Nicolás Redondo, auguró ayer que tras las elecciones del 13 de junio, el PNV "se verá obligado" a pactar con HB en Diputaciones y Ayuntamientos "en aras a esa construcción nacional, en la que importa muy poco la voluntad de los ciudadanos vascos". Redondo hizo estas declaraciones durante la reinauguración de la Casa del Pueblo de la localidad vizcaína de Leioa, que el pasado mes de febrero resultó arrasada tras un ataque con cócteles molotov. El líder socialista resaltó, en referencia a la entrevista con dos portavoces de ETA publicada ayer, que a los nacionalistas "hoy les dicen desde ETA que no pueden pactar con los partidos no nacionalistas en ayuntamientos y Diputaciones". Redondo se mostró seguro de que, tras las elecciones, las fuerzas nacionalistas intentarán, allí donde les sea posible, poner en práctica "esa fatigosa, agotadora, aburrida y anacrónica construcción nacional" que persiguen. Además, aseguró que "no se va a pagar ningún precio político por la paz". El líder socialista recordó que "con Franco hubo paz", un tipo de paz que él no quiere "y la sociedad vasca tampoco", puntualizó. Por su parte, el presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, aseguró que el "gran drama" que vive Euskadi es que el PNV se ha convertido en un partido de "riesgo" para muchas personas porque sigue "anclado en la radicalidad y va de la mano con aquellos que apuestan por introducir a esos asesinos en las listas para provocar". Iturgaiz realizó estas manifestaciones en la localidad vizcaína de Portugalete, donde participó en la presentación de los candidatos populares a las alcaldías de la Zona Minera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de mayo de 1999.

Se adhiere a los criterios de