Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaplana asegura que nadie puede "asustar" ya a los mayores con las pensiones

"Nadie puede asustar ya a los mayores con la amenaza de que el PP reducirá sus pensiones", aseguró ayer el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, en el pabellón de la Font de Sant Lluis, de Valencia, donde se celebró una convención a la que asistieron miles de personas y que fue clausurada por el presidente del Gobierno, José María Aznar. Junto a éste y Zaplana estuvieron las candidatas a la alcaldía de Valencia, Rita Barberá, y al Parlamento europeo, Loyola de Palacio, y el secretario general del PP, Javier Arenas. El actor Pedro Peña, el abuelo de la serie de televisión Médico de familia, ofició de mantenedor del acto, tal vez por ser paisano de Aznar (los dos son de Valladolid). En las primeras filas, las más cercanas al escenario, se encontraban, no se sabe si como personas mayores o como invitados, las artistas Rosita Amores y Julieta Díez, el actor Antonio Ferrandis y el ex jugador del Valencia Antonio Puchades. También se hallaba entre el público Consuelo Fenollar, madre del concejal popular asesinado por ETA Gregorio Ordóñez. En su intervención, Zaplana repasó las actuaciones de su gobierno en materia social. El candidato del PP a la presidencia de la Generalitat hizo hincapié en la ley que garantiza la subida de las pensiones, que, sobre todo, se han beneficiado por la estabilidad de los precios. Según el presidente de la Generalitat, 250.000 personas mayores no tendrán este año que hacer la declaración de la renta, y 75.000 no pagarán impuestos. "Además 20.000 personas disfrutan del bono en residencias y 6.000 familias se han beneficiado del salario a las amas de casa", enumeró. La plana mayor Rita Barberá inició su intervención indicando al auditorio la gran cantidad de pesos pesados del PP allí presentes. "Aquí está la plana mayor del partido del Gobierno", les dijo. La candidata repasó los nuevos centros de la tercera edad abiertos en cuatro años, "todos destinados a mejorar la vida de los 35.000 mayores que viven en Valencia", añadió. También repasó la adaptación de los autobuses urbanos, el programa de ayuda en domicilio o los centros donde este colectivo puede realizar algún tipo de ejercicio físico. "Porque os queremos en forma", dijo. El acto lo cerró José María Aznar, quien recordó el cambio político de hace cuatro años en la Generalitat. "Sabía que cuando cambiase la Comunidad Valenciana cambiaría el resto de España y eso es lo que ha sucedido", apostilló. El presidente del Gobierno pidió en la clausura del acto que pusiesen el himno de Valencia para después recibir de manos de una niña ataviada de fallera, empeñada desde el principio en saludar al presidente, un regalo. Algo anecdótica resultó también la intervención de José Coperías, de la Unión Democrática de Pensionistas, quien nada más empezar corrigió una información aparecida en Las Provincias, gesto que no sentó excesivamente bien al resto de intervinientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 1999