De parte de Jordi Pujol

CiU realiza encuestas telefónicas para conocer la intención de voto de los ciudadanos en nombre del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol. Lo que inicialmente tiene todo el aspecto de ser una llamada institucional del Gobierno catalán, a la segunda pregunta se desvela claramente como una campaña del partido que gobierna en Cataluña. De lo que no hay duda es de que, conforme se acerca la cita electoral de junio, algunas fuerzas políticas están poniendo en práctica fórmulas de telemercadotecnia para contactar con unos electores a los que casi siempre suelen coger desprevenidos. Cuando a eso de las nueve de la noche suena el teléfono en el domicilio familiar, la persona que lo descuelga lo hace con la guardia ya algo baja después de una larga jornada de trabajo. Al responder "¡diga!", oye pronunciar su nombre y al contestar afirmativamente, su interlocutor le endiña: "Le llamo de parte de Jordi Pujol". Al preguntar con cierta sorna si se trata del honorable, al otro lado del auricular remachan: "Efectivamente, de parte del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol". El ciudadano de turno se lo toma a broma porque resulta que en el círculo de amistades íntimas no cuenta con tan ilustre personalidad, y responde con un "caramba, pásemelo, no le haga usted esperar", con la intención de reconocer mientras tanto la voz del chistoso que está de guasa esa noche. Sin embargo, no tarda en descubrir que la cosa va en serio o como mínimo que desprende un tufillo electoral inconfundible. "¿Le importa que le haga tres preguntas?", insiste el interlocutor. Y al no poner objeción alguna, plantea la primera: "¿Cuáles son sus principales deseos para el futuro de Cataluña?". Acto seguido entra sin más preámbulos con la segunda: "¿Piensa votar usted a CiU en las próximas elecciones?". Luego inquiere a quién votó en los anteriores comicios, y para rematar la faena se ofrece a mandarle a casa folletos explicativos. En los últimos días se han repetido llamadas de este tipo en algunas localidades. El pasado fin de semana uno de los lugares elegidos por CDC para su telemercadotecnia fue Tiana, lugar donde reside su secretario general, Pere Esteve. Lo más probable es que por el horario algo intempestivo y por la fórmula empleada -toda vez que el ciudadano de a pie no está acostumbrado a que el mismísimo Jordi Pujol le llame a casa-, el anónimo interlocutor debe coleccionar las más variopintas reacciones frente a esta nueva variante de Avon llama a su puerta, pero esta vez en versión telefónica y electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de abril de 1999.

Lo más visto en...

Top 50