Acusado del asesinato de Rabin un agente de los servicios secretos de Israel

Un agente de los servicios secretos israelíes fue acusado ayer oficialmente de estar implicado en el asesinato, el 4 de noviembre de 1995, del entonces primer ministro, Isaac Rabin. Las autoridades judiciales acusan al agente de no haber informado a sus superiores sobre las intenciones del asesino de Rabin, un militante de la extrema derecha a quien vigilaba de cerca desde hacía ocho años y quien le había confesado su proyecto de atentar contra la vida del primer ministro para evitar así la puesta en práctica de los acuerdos de Oslo.

Avishai Raviv, ex agente del Servicio de Seguridad General (Shabak, conocido con el sobrenombre de Champán), fue acusado ayer formalmente por un tribunal de Jerusalén de estar implicado indirectamente en el asesinato de Rabin al no haber comunicado a sus superiores las confidencias que le hizo el asesino, Yigal Amir, un compañero de la facultad de Derecho de Tel Aviv y militante como él de un grupúsculo de extrema derecha.

Raviv, que desde 1987 recibía un salario como confidente de los servicios secretos israelíes y que había logrado infiltrarse en los grupos de la extrema derecha israelí en la Universidad de Bar Illan, logró trabar íntima amistad con Yigal Amir. Éste, en una fecha no precisada de 1995, le confesó sus proyectos de asesinar a Rabin aquel mismo año. El primer intento fracasó en el último momento gracias a una inesperada decisión del primer ministro, que modificó su programa de una visita a Jerusalén. Pero el segundo intento culminó con la muerte del primer ministro, según el acta de acusación.

Ceder a la presión

Los responsables de los servicios secretos israelíes se han opuesto en los últimos años al procesamiento de su agente por considerar que ello podría poner en peligro a la red de informantes tejida en torno a los grupos de extrema derecha judía. Pero recientemente tuvieron que desistir de esta actitud y "entregar" al agente, para frenar así las acusaciones de que los servicios secretos estaban implicados en el compló contra Rabin. Ayer, coincidiendo con esta resolución, un segundo tribunal de Jerusalén confirmaba la sentencia de nueve meses de prisión dictada contra Margalit Har Shefi, amiga del asesino de Rabin, a quien las autoridades consideran responsable de haber mantenido silencio respecto a las intenciones de su compañero. Según el auto de inculpación, "ella las conocía muy bien". Har Shefi dijo ayer al tribunal que nunca se tomó en serio las brabuconadas de su amigo.

Mientras, Faisal Huseini, responsable de la cartera de Jerusalén en el Gobierno de la Autoridad Palestina, trató ayer públicamente las tensiones provocadas la semana pasada por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien ha anunciado su intención de cerrar las oficinas palestinas de la Orient House, verdadero cuartel general de la OLP en la ciudad. Huseini, que aseguró encontrarse ante una provocación suscitada con ocasión de los próximos comicios generales del 17 de mayo, abogó por "una solución pacífica y negociada a la crisis", pues en caso contrario se podrían provocar disturbios entre la población árabe de Jerusalén Este.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 25 de abril de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50