Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ejecutiva, forzada a implicarse en el caso de los investigados de Madrid

El caso de los dos dirigentes del PSOE madrileño investigados por la Comisión de Ética Federal ha entrado en un cierto bloqueo ante las discrepancias, cuando no el enfrentamiento, de las distintas instancias del partido que han entrado en juego. La Ejecutiva Federal consideraba hasta el viernes que el asunto estaba zanjado y que Fernando Abad y Virgilio Cano quedaban definitivamente fuera de la lista autonómica. Pero el caso se reabrió en la noche del viernes cuando la dirección de la Federación Socialista Madrileña (FSM) decidió remitir un escrito a otro órgano del partido, la Comisión de Garantías, para que tome cartas en el asunto y no permita que se vulnere el honor de unas personas sin que sobre ellas pese una acusación concreta. Así las cosas, sólo queda que la ejecutiva diga la última palabra. Desde hace algunos meses la Comisión de Ética del PSOE, que preside el exministro de Justicia Tomás de la Cuadra, estudia el comportamiento de Cano y Abad una vez que surgieron denuncias respecto al incremento de su patrimonio. La Comisión de Ética sigue manteniendo que nada les hace pensar que haya indicios delictivos susceptibles de ir a los tribunales. No obstante, no consideran conveniente que figuren en las listas autonómicas para las elecciones del 13 de junio.

La dirección del PSOE quiso zanjar el asunto dejando sus puestos en la lista autonómica vacantes a la espera de que la Comisión de Ética volviera a pronunciarse. Mientras, los afectados han decidido dirigirse a otro órgano del partido: la Comisión de Garantías. El pasado jueves esta comisión recibió un escrito de Cano en el que se hace un alegato "muy jurídico", según conocedores de la carta, en el que además de hacer una dura crítica a la Comisión de Ética pide que no se extienda la sospecha sobre su honradez si no se le acusa de algo concreto.

Cano y Abad no luchan solos. La ejecutiva de la FSM decidió el pasado viernes dirigirse a la Comisión de Garantías también con los mismos argumentos de indefensión. 70 secretarios de agrupaciones locales de la FSM han firmado un documento en el que señalan que no aceptan "ninguna exclusión de la candidatura aprobada por el comité regional sin razones objetivas que avalen esta decisión ya que en caso contrario se estaría haciendo un daño irreparable no sólo a la honorabilidad de los dos compañeros, sino al PSOE", informa Servimedia.

La Ejecutiva Federal no va a tener más remedio que tomar una decisión. Ni la Comisión de Ética ni la de Garantías van a decidir si estos dirigentes pueden ir en las listas autonómicas. Miembros de la ejecutiva consultados por este periódico el jueves aseguraron que Cano y Abad no iban en la candidatura por Madrid y que el asunto estaba cerrado.

Sin embargo, ayer mismo, en el acto que celebró la FSM en un cine de Madrid para presentar a sus candidatos, se repartieron públicamente los listados de los aspirantes. Cano figura en el número seis en la lista que encabeza Cristina Almeida y Fernando Abad en el número ocho. Este conflicto perturba a los socialistas por la posibilidad de que se convierta en un escándalo en vísperas electorales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de abril de 1999

Más información

  • La FSM y los afectados piden que intervenga la Comisión de Garantías