Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV afirma que "es irreal" pensar ahora en un alto el fuego definitivo

El portavoz del PNV e impulsor del Pacto de Lizarra, Joseba Egibar, manifestó ayer en Madrid que "está fuera de la realidad" pensar que ETA vaya a declarar el cese definitivo de las armas o que HB vaya a desmarcarse de la banda en las condiciones actuales, pese a lo que reclama el Gobierno para que el PP acepte participar en el nuevo foro que trata de impulsar Juan José Ibarretxe. El lehendakari, también en Madrid, sugirió a José María Aznar que no exija a HB que se desmarque de ETA porque "no sería buena la ruptura en las actuales condiciones".

El nacionalismo vasco dirigió ayer una ofensiva informativa en Madrid. Los partidos del Pacto de Lizarra -con una representación de alto nivel formada por Joseba Egibar, del PNV; Esther Aguirre y Kepa Gordejuela, de HB, y Rafael Larreina y Begoña Lasagabaster, por EA- explicaron su alternativa con la clara pretensión de ofrecer una imagen de flexibilidad. "No somos una plataforma soberanista. Sólo planteamos un método de trabajo democrático para resolver el conflicto vasco", dijo Egibar a modo de tarjeta de visita. Tanto Egibar, del PNV, como Aguirre, de HB, valoraron positivamente la propuesta del lehendakari Ibarretxe de crear un nuevo foro, superador de Lizarra y Ajuria Enea. No obstante, Aguirre apuntó que habría que "avanzar en una solución real" y terminar por introducir en él a representaciones de Navarra y el País Vasco francés.

Pero Egibar reclamó, en clara respuesta al Gabinete de Aznar, que no había que poner más condiciones al nuevo foro que la ausencia de violencia, ratificando la tesis que Ibarretxe planteó a Aznar la víspera. El portavoz del PNV fue claro al manifestar que "está fuera de la realidad" quien piense que ETA va a declarar, en esta fase, el cese definitivo de la violencia o que HB vaya a desmarcarse de la banda. Argumentó que el IRA, con un proceso de paz más avanzado en el tiempo que el de ETA aún no había declarado el cese definitivo.

El lehendakari había explicado tan sólo unas horas antes, también en Madrid, que es peligroso reclamar, como hace el Gobierno, el desmarque de HB de ETA mientras ésta no declare el cese definitivo de la violencia. A su juicio, una ruptura entre ETA y HB echaría por tierra el proceso de paz. También admitió que la víspera había reclamado a Aznar que el PP no ponga a HB más condiciones que la mera ausencia de la violencia para constituir el nuevo foro de diálogo en Euskadi. Ibarretxe argumentó a Aznar que si el jefe del Ejecutivo está dispuesto a hablar con ETA sin que la banda haya declarado el cese definitivo de las armas, no entiende por qué se opone, en las mismas condiciones, a que él proponga un foro en el que participe HB.

Egibar relativizó la importancia que el Gobierno concede al punto 10 del Pacto de Ajuria Enea -que condiciona el diálogo al cese definitivo de la violencia- al señalar que "fue un colchón político para que el Gobierno socialista pudiera hablar con ETA en Argel".

Tanto Ibarretxe como horas después Egibar y Aguirre aplaudieron la decisión de los socialistas vascos de abrir conversaciones con HB. "El PSOE tiene las puertas abiertas", dijeron Aguirre y Egibar. Éste, embalado, aseguró que "este año será importante para el proceso de paz". Y retó al Ejecutivo a que no quede fuera del proceso: "Quien no ha recorrido un camino en ocho meses va a tener que entrenarse".

No faltó una andanada de Egibar al ministro del Interior, Jaime Mayor, al que acusó veladamente de inmovilista. "Mayor pasará a la historia de España, pero no por lo que él cree", dijo. Begoña Lasagabaster, de EA, remachó: "A ningún Gobierno se le han puesto las cosas tan en bandeja para que pueda actuar". Citó, además de la tregua indefinida de ETA, la resolución unánime del Congreso de los Diputados a favor del proceso de paz. Kepa Gordejuela, de HB, resaltó el compromiso de su grupo con el Pacto de Lizarra, incluso aunque se produjesen, dijo, provocaciones, como la de un policía nacional descubierto en Pamplona quemando un contenedor.

Frente a la reflexión de los partidos de Lizarra, los socialistas hablaban ayer del "fracaso, por decepcionante", de la reunión que mantuvieron Aznar e Ibarretxe. En su criterio, el lehendakari no trajo ninguna propuesta concreta, y Aznar "continúa mostrando su insuficiente capacidad de iniciativa". A esta opinión de Joaquín Almunia, líder del PSOE, se sumó la portavoz del PSE, Rosa Díez, también en Madrid, informa .

Según Díez, antes de las elecciones del 13 de junio, los ciudadanos asistirán a un pacto cerrado entre el PNV y EH. "Ese pacto ya existe, pero ahora van a pasar por la vicaría, que es lo que ocurre cuando hay curas", ironizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 1999

Más información

  • Ibarretxe advierte de que sería "arriesgada" una ruptura entre ETA y HB