Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos de ocho países europeos apuestan en Ibi por el carácter didáctico de los juguetes

El juguete es algo más que un bien de consumo y encierra en sí un valor didáctico. Esta faceta que tienen hoy en día muy presente los fabricantes, y que recalcó el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, Salvador Miró, fue analizada por los expertos de ocho países europeos que asisten desde ayer al II Congreso Internacional del Juguete y la Infancia en Ibi. La cumbre inició los trámites para la creación de una red internacional de museos y manifiestó la necesidad de adaptar a estos centros proyectos didácticos y pedagógicos.

Más de la mitad de los visitantes que cada año pisan el Museu Valencià del Joguet, con sede provisional en la Casa Gran de Ibi, son niños. En Italia lo son el 90% de los visitantes del Museo de Giocattolo e del Bambino. Estos datos, planteados en el II Congreso Internacional del Juguete y la Infancia, movieron a los expertos a considerar como óptima para estos centros una fórmula mixta entre lugares para la conservación del patrimonio y desarrollo de proyectos didácticos y pedagógicos. Este enfoque, que ha empezado a desarrollarse en algunos centros de la infancia europeos como el Museo de Giacattolo e del Bambino en Milán, o en el Canadian Children"s Museum en Quebec (Canadá), es el que se ambiciona para el futuro Museu Valencià del Joguet, que se encuentra en plena fase de expansión y se proyecta su traslado a la antigua fábrica Payá Hermanos. El museo de Ibi fue inaugurado en diciembre de 1990 y por razones de espacio en su actual sede expone 444 piezas de un fondo de más de 3.500 juguetes. Su director, José Pascual, recordó que la apertura de este centro respondía al cumplimiento de la normativa de la Ley de Patrimonio Histórico Valenciano para museos y colecciones museográficas. La finalidad era mantener el origen de la tradición artesanal e industrial de Ibi, conocida por ser el centro español de juguetes, que concentra el 60% de la producción nacional. Esta tradición se remonta a principios de siglo y a la tradición de la familia Payá, a cuya fábrica rehabilitada se proyecta el traslado del futuro Museu Valencià del Joguet. Para tal efecto se constituyó en 1987 la Fundación Museo Valenciano del Juguete, respaldada por la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Ibi, la CAM y la empresa Payá, que donó los fondos para la creación del museo. Revalorizar el juego Pascual puso el acento en la existencia de los autodenominados museos de la infancia "que van más allá de la estricta compilación de juegos y juguetes" y en los que se conjuga la preservación, conservación y exhibición con otros aspectos culturales y didácticos. Añadió que otros, como los Children"s Museum, tienen como objetivo el aprendizaje infantil, con programas que permiten revalorizar el papel del juego en el mundo de los niños. Con todo esto defendió la "ventaja padagógica innegable" que supondría la reapertura del Museu Valencià del Joguet en la antigua fábrica Payá donde el visitante podrá observar los juguetes antiguos expuestos en las salas de exhibición y visualizar in situ el proceso de producción que realizan los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 1999

Más información

  • La cumbre de la infancia persigue la creación de una red internacional de museos