La asamblea de la Liga contra el Cáncer de Tarragona analiza hoy su situación de crisis

Los socios de la Liga contra el Cáncer de las comarcas de Tarragona se reúnen hoy en asamblea general por primera vez desde el estallido de la polémica por la denuncia que el vicepresidente y el tesorero de la entidad interpusieron ante la fiscalía por presuntas irregularidades financieras y de gestión. La junta pretende que se aprueben las cuentas referidas a 1998, aunque de forma condicionada, dado que la entidad está pendiente de la realización de una auditoría contable.

Más información

El orden del día de la asamblea general, distribuido por correo a los cerca de quinientos socios de la entidad, incluye la aprobación de las cuentas de 1998, precisamente las que motivaron la denuncia ante los juzgados, que investigan un posible delito de malversación o apropiación indebida. Asimismo se aprobará el presupuesto anual de gastos e ingresos de 1999 y tan sólo al final, y recogido como "temas sobrevenidos", se planteará la situación creada por las acusaciones de gestión irregular. La junta ha variado el lugar de reunión habitual para la asamblea, que se realiza de forma anual y siempre durante el primer trimestre, según los estatutos, en previsión de que sea mayor el número de socios que asistan debido a la polémica creada. El informe del ex tesorero que denunció las irregularidades, Francesc Aiguasenosa, recoge varias anomalías, entre ellas el pago de nóminas a directivos que habían sido sustituidos en sus cargos, la supuesta malversación de una herencia y el encargo de una auditoría a la misma empresa que lleva la contabilidad. Las cuentas sometidas a la aprobación de la asamblea recogen unos beneficios de 28 millones de pesetas tras el pago del impuesto de sociedades, que el año pasado sí se realizó y comportó el desembolso de 890.000 pesetas. PASA A LA PÁGINA 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de marzo de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50