_
_
_
_
_

El concejal socialista De la Riva deja la política y rechaza un puesto de diputado

Antonio Jiménez Barca

El socialista José María de la Riva, de 46 años, actual número dos del PSOE en la Casa de la Villa y concejal del Ayuntamiento de Madrid desde 1981, abandonará la política el 13 de junio, fecha de las elecciones municipales. El edil rechazó el miércoles un puesto en la lista de diputado autonómico en la Asamblea de Madrid. El puesto, según confesó ayer el concejal, era "de relevancia, entre los 10 primeros". Pero De la Riva ha preferido "dejar sitio a otros". Y lo explicó: "Creo que contribuyo más al PSOE dando ahora un paso atrás".El edil socialista se ha ocupado de fustigar la política urbanística del equipo de gobierno de Álvarez del Manzano. Durante este último mandato del Partido Popular se ha caracterizado, sobre todo, por enfrentarse en los debates plenarios al responsable de la política urbanística del Gobierno municipal, Ignacio del Río, o a la hora de denunciar convenios o recalificaciones que, a su juicio, perjudicaban a los madrileños. Para él, el PP privatizaba el patrimonio de la ciudad y se lo regalaba a empresarios amigos. El veterano político municipal no siempre estuvo en la oposición: De la Riva fue presidente de la Junta de Villaverde durante cuatro años y concejal de Personal otros cuatro.

El edil socialista volverá a partir de otoño a su otra profesión: profesor de geografía e historia en un instituto de la capital. A pesar de renunciar al cargo de diputado en la Comunidad de Madrid, De la Riva aseguró ayer que no piensa desligarse completamente de la política local.

"Desde donde esté seguiré denunciando lo que vea, lo que hacen estos señores del PP, y no descarto volver dentro de cuatro años", anunció.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Antonio Jiménez Barca
Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_