Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell afirma que las irregularidades empiezan a erosionar al Gobierno

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, cree, cuando se cumple un año de la reunión del comité federal del PSOE en la que se presentó a las elecciones primarias, que "el Gobierno empieza a estar erosionado por los comportamientos irregulares que se van descubriendo cada día" en cargos públicos del Partido Popular, y que los ciudadanos empiezan a ver una oposición más activa de la que había en marzo de 1998, si bien añade que los electores le piden "que dé más caña".

En una conversación con periodistas, en la que le fue planteada la pregunta de si la oposición sigue siendo "manifiestamente mejorable", como él dijo hace un año en una entrevista en EL PAÍS, Borrell expresó la creencia de que "ha mejorado la tarea opositora, tanto en el Parlamento nacional como en los autonómicos". A la vez señaló que es consciente de que el electorado "reclama una oposición más estruendosa". "No hay acto público en el que no me pidan que dé más caña, quizá porque todavía está en el recuerdo los abucheos a ministros socialistas en el Parlamento, los insultos y una oposición bronca y vocinglera que nosotros no estamos haciendo ni vamos a hacer".El máximo representante del PSOE reprochó al presidente del Gobierno, José María Aznar, que se esconda en los errores cometidos por los socialistas en el pasado para no responder él de los que está cometiendo ahora. Borrell se quejó de que el PP presente a los socialistas como una oposición que sólo se dedica a airear casos de corrupción y a perseguir al portavoz del Ejecutivo, Josep Piqué, cuando "en realidad el PSOE ha presentado propuestas para subir la pensiones, para acabar con la explotación laboral de los jóvenes a través de las empresas de trabajo temporal, para negociar la Agenda 2000, y en algunos casos la respuesta del PP ha sido dejar vacíos sus escaños en el pleno del Congreso".

El líder del PSOE ha desarrollado una intensa actividad en los días que lleva en México para darse a conocer. Además de entrevistarse con el presidente de la República, Ernesto Zedillo, ha conversado con Cuauhtémoc Cárdenas, gobernador del distrito federal, ; con el presidente del Partido de Acción Nacional (PAN), Felipe Luis Bravo; con el candidato de ese partido derechista a la presidencia de la República en las elecciones del 2000, Vicente Fox, y ha almorzado con el Consejo Coordinador Empresarial. El sábado comió con un reducido grupo de intelectuales entre los que se encontraban Juan Silva Herzog, Héctor Aguilar Camín, director general de la revista Nexos; Guadalupe Loapeza, Ramón Xirau y Anselmo Carretero. Borrell participó también en una cena a la que asistieron Porfirio Muñoz Ledo, que disputa a Cardenas la candidatura a la presidencia de la República por el Partido de la Revolución Democrática, y representantes del Centro Democrático, el Partido Verde Ecologista, y otras fuerzas que Borrell calificó como emergentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999

Más información

  • Sostiene que la labor de oposición del PSOE mejoró en el último año