Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arzobispo de Valencia afirma en una pastoral que el "modelo más perfecto de sociedad" es el ama de casa

El arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, ha desatado la polémica al afirmar en su última carta pastoral que "la madre que dedica toda su persona al crecimiento de sus hijos es el modelo más perfecto de sociedad". En su epístola, publicada en el último número de Iglesia en Valencia, García Gasco señala: "Ese trabajo humano que trata con personas debería ser el más valorado por nuestra sociedad. (...) La tantas veces ignorada ama de casa es el recurso social más necesario para que las personas se vean cuidadas y acogidas, especialmente los niños, los enfermos y los ancianos".García Gasco hace una llamada al "varón" para que comparta tareas en el hogar para permitir "a su esposa que enriquezca con su calidad humana otros aspectos de la vida social". "Vemos", añade la carta, "que el problema del reparto del trabajo no se puede separar de la familia y de la relación varón y mujer, y comprendemos que no es un puro debate de pensiones y subsidios (...). Es necesario introducir la lógica del amor familiar en las actividades económicas". García Gasco continúa: "La cultura de la solidaridad, que debe ayudar a compartir la creación de empleo, pasa necesariamente por ese modelo de acción humana que se expresa en el cuidado del otro". El arzobispo arremete contra "aquellas ideologías que quiere liberar a la mujer masculinizándola y favoreciendo que ponga entre paréntesis su condición de madre y esposa".

La pastoral del arzobispo de Valencia desató ayer las críticas de colectivos de mujeres como la Federació de Dones Progressistes, cuya presidenta, Amalia Alba, afirmó: "Con el Gobierno de derechas, la Iglesia se ha envalentonado. Nos considera ciudadanas de segunda. Es un capítulo más, después de que la Iglesia se haya pronunciado contra el uso de preservativos o haya solicitado clemencia para Pinochet". La pastoral molestó en los sectores más progresistas de la Iglesia.

El arzobispado de Valencia considera que la carta es objeto de una "burda manipulación" y lamenta el "uso retorcido de los medios de comunicación para confundir a la opinión pública".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999