Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

LAB exige un proceso de fusión abierto de las entidades del País Vasco y Navarra

El sindicato LAB criticó ayer la forma en que se está planteando la fusión de las cajas de ahorro vascas. En su opinión, el proceso de unión de BBK, Kutxa y Caja Vital se está haciendo "en la trastienda, sin tener en cuenta la opinión de trabajadores e impositores". El responsable de cajas de ahorros de la central nacionalista, Mikel Arbaiza, criticó los problemas que está planteando la fusión, tales como dónde se ubicará la sede o quién será el presidente de la nueva entidad. "Estos son juegos florales", denunció Arbaiza quien defendió un proceso de unión plural, transparente y con la participación de todos los sectores sociales. LAB pidió que "en un futuro no muy lejano" se contemple la fusión de las cajas de ahorro vascas y navarras. Según señaló, la Federación Vasco-navarra de Cajas de Ahorro puede ser el soporte para crear una entidad que aglutine a las cinco entidades de Euskadi y la comunidad foral. "Sólo hace falta voluntad política para dar pasos", añadió. La nueva caja de ahorros que propugna LAB sería un ente transparente, con capacidad de interlocución en el marco de la Unión Europea, sin horas extraordinarias y con unos "órganos de gobierno democráticos" e integrados por los sindicatos y partidos, a diferencia de las cajas navarras, donde los representantes parlamentarios no están presentes en los órganos de gobierno. "Son un ejemplo antidemocrático", criticó Arbaiza. Destinar el 50% de sus beneficios a la obra social, la jornada de las 32 horas y la creación de líneas de créditos con los ayuntamientos para facilitar a la población el acceso a la vivienda son otras propuestas que defiende LAB para la nueva caja unida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999