Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Críticas al plan de recorte de las deudas familiares en Portugal

El proyecto del Gobierno de Lisboa para combatir el excesivo endeudamiento de las familias portuguesas mediante los créditos al consumo, concedidos con cierta ligereza por la banca nacional, ha provocado una oleada de críticas no sólo de los grupos financieros, sino también de los propios comerciantes.El insólito proyecto, que el Consejo de Ministros quiere aprobar antes de fin de mes, prevé la creación de un gabinete de apoyo a los ciudadanos para que negocien sus deudas en los tribunales y les aconseje sobre el fraccionamiento de los correspondientes pagos.

El Banco de Portugal, las asociaciones de comerciantes y banca y el primer partido de la oposición (los socialdemócratas, liberal-conservadores) han descalificado rotundamente el proyecto, sobre el que no habían recibido la más mínima información por parte del Gobierno.

El presidente de la Asociación Portuguesa de Bancos (APB), João Salgueiro, sostiene que la iniciativa, "además de aumentar los gastos del Estado y reducir sus ingresos, supone una profunda alteración de la legislación portuguesa". A su juicio, esta medida provocará "un aumento de los tipos de interés en el crédito al consumo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999