Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oriol Pujol Ferrusola se incorpora a la lista de CiU al Ayuntamiento de Barcelona

Oriol P [EN] ujol Ferrusola, quinto hijo del presidente de la Generalitat, [EN] ha aceptado la oferta que le brindó el candidato de Convergència i Unió (CiU) a la alcaldía de Barcelona, Joaquim Molins, y se incorporará a su lista, previsiblemente como número siete. Molins, según fuentes de Convergència, quiere con ello lograr el apoyo de todo el partido a su candidatura, cuyo primer puesto se disputó hace un año con el consejero de Economía, Artur Mas.

Joaquim Molins ha ofrecido el tercer puesto de la lista a Josep Miró Ardèvol, ex consejero de Agricultura y ex presidente del Comité Olímpico Catalán. No obstante, Miró todavía no ha tomado una decisión al respecto pues primero, según fuentes del partido, quiere clarificar su situación profesional una vez regrese a la vida política activa como concejal del consistorio de Barcelona. Oriol Pujol Ferrusola, de 33 años, ocupa en la actualidad la dirección general de Asuntos Interdepartamentales de la Generalitat, encargada de coordinar los distintos departamentos del Gobierno autónomo, y es a la vez presidente de la agrupación de Convergència Democràtica de la derecha del Eixample. El hijo de Jordi Pujol ha incrementado su poder en los últimos años tanto en el seno del partido como en el organigrama de la Generalitat. Oriol encabeza la nueva hornada de jóvenes de Convergència que, poco a poco, agrupados en torno al secretario de organización del partido, Felip Puig, va cogiendo las riendas de la formación política. A estos jóvenes se les conoce como talibanes, por representar el ala más nacionalista de Convergència, y apuestan por el actual consejero de Economía y Finanzas, Artur Mas, como delfín del presidente de la Generalitat. Aunque Joaquim Molins todavía no ha decidido el puesto que ocupará en su candidatura el hijo del presidente, se da por seguro que se situará entre el quinto y el séptimo, con más seguridad en este último. Apoyo del partido La inclusión de Oriol Pujol en las listas para el Ayuntamiento de Barcelona se interpreta como una maniobra de Molins para obtener el apoyo sin fisuras del partido en la ciudad y dar una imagen interna y externa de cohesión entre los diversos sectores. El ex portavoz del Grupo Catalán en el Congreso de los Diputados fue designado candidato de CiU al consistorio barcelonés después de una tensa disputa con el consejero de Economía del Gobierno catalán, Artur Mas, quien también pretendía acceder a este puesto. Finalmente, Jordi Pujol pidió a Mas que continuara en el Ejecutivo y éste renunció a sus pretensiones a finales de marzo del pasado año, aunque continuó presidiendo la Federación de Barcelona de CDC. Una vez despejado el camino de su candidatura, Joaquim Molins necesitaba el respaldo de los distintos sectores del partido, de ahí que incluyera a Oriol Pujol, partidario de Mas. Otras fuentes de CDC señalan que con la incorporación de Oriol Pujol, Molins se asegura la implicación directa en la campaña del presidente de la Generalitat. Esta versión fue desmentida por responsables del partido, que afirmaron: "Si el presidente quiere apoyar a Molins, lo hará con o sin su hijo en la lista". El candidato a la alcaldía de Barcelona ya dio la pasada semana un golpe de efecto político cuando anunció la inclusión como número dos de la abogada Magda Oranich, ex parlamentaria de Iniciativa per Catalunya. Oranich es muy conocida en el ambiente político y judicial de Barcelona y con ella Molins pretende captar parte del voto progresista. Tanto Oranich como Miró se integrarán en la lista de CiU como candidatos propuestos directamente por Joaquim Molins. En las anteriores elecciones municipales, en 1995, Miquel Roca se reservó los siete primeros puestos, a excepción del cuarto, que corresponde a Unió Democràtica (UDC). Además de Oriol Pujol Ferrusola, Molins quiere en su candidatura a otros jóvenes dirigentes nacionalistas. Entre ellos se encuentra su mano derecha en esta campaña electoral, Joaquim Forn, de 34 años, que también ocupa la vicepresidencia de la Federación de Barcelona de CDC. Forn se situaría como número seis, por detrás de Joan Puigdollers, portavoz de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona y uno de los hombres que más ha trabajado desde la oposición en esta legislatura municipal. Si finalmente Miró Ardèvol no aceptara ir en las listas, lo que a todas luces es harto difícil, Puidollers saltaría al puesto número tres. El portavoz municipal será nombrado directamente por el Consejo Ejecutivo de la Federación de Barcelona. Aunque Unió Democràtica no ha elegido todavía sus representantes -el primero de ellos ocupa el cuarto puesto-, la concejal del Eixample Joana Ortega se perfila como la candidata mejor situada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999

Más información

  • Joaquim Molins quiere obtener el apoyo de todo el partido tras la disputa con Artur Mas