Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herido muy grave un hombre al ser atracado en el portal de su casa

El ataque ocurrió a 25 metros de la comisaría

Un vecino del distrito de Salamanca, Ángel G. G., de 72 años, resultó ayer herido muy grave al ser apuñalado por un atracador cuando regresaba a casa con su mujer. El agresor se coló junto con la pareja en el portal y una vez dentro les pidió el dinero y las joyas. El matrimonio, según los vecinos, le dio todos sus efectos sin ofrecer resistencia. El atracador, sin embargo, apuñaló a la víctima en un pulmón. Su estado era ayer muy grave.

Los hechos ocurrieron en el portal de la calle de Montesa número 17, a unos 25 metros de la comisaría del distrito de Salamanca (en la calle del Príncipe de Asturias). El matrimonio regresaba andando de una cena con otras parejas. Cuando llegaron al portal, sobre las 0.20, un joven de unos 30 años y pelo moreno se metió con ellos en el portal. Ninguno de los dos se dio cuenta de su presencia hasta que se dirigió a ellos para pedirles el dinero, según comentaron ayer los vecinos.El atracador estaba nervioso, porque antes le habían impedido la entrada en una cafetería cercana. A esa hora ya había cerrado al público. Les pidió que les dieran todo el dinero y las joyas que llevaban. Les sacó una navaja de grandes dimensiones para intimidarles.

En el pulmón

La pareja comenzó a sacar todos los objetos de valor y el dinero. La mujer tuvo dificultades para sacarse las pulseras, por lo que el ladrón se puso todavía más nervioso, según el relato de los vecinos. Sin mediar palabra, apuñaló a Ángel G. G. en el costado izquierdo. La cuchillada le afectó de lleno al pulmón, lo que le hizo perder mucha sangre.La pareja, que había llamado antes de que comenzara el robo al ascensor, se metió rápidamente a su interior. Subieron a su piso y avisaron a los vecinos. Éstos llamaron a la Policía Municipal y al 061. Mientras, el ladrón se quedó encerrado en el portal. Para abrirlo hay que apretar un botón que libera el resbalón de la puerta. Al ver que la policía y la ambulancia tardaban, una de las vecinas descendió al portal. No llegó a bajarse del ascensor, porque vio una silueta que daba vueltas por la estancia. "Me dio mucho miedo porque era el ladrón, que no sabía salir del portal", comentó ayer la vecina.

A los 15 minutos, según esta vecina, llegó la ambulancia del 061. El ladrón ya había conseguido huir y Ángel G. G. se encontraba en el pasillo de su casa, junto a un charco de sangre. Los médicos lo sacaron al descansillo para tener más espacio y poder controlarle la hemorragia. Sufrió dos paradas cardiorrespiratorias antes de llegar al hospital de La Princesa.

Los médicos le operaron durante unas cinco horas. Ayer se encontraba ingresado en la Unidad de Vigilancia Intensiva y su pronóstico era muy grave, según señaló un portavoz del centro hospitalario.

Los vecinos explicaron que atracos como el que sufrió Ángel G. G. no eran frecuentes en la zona. Sin embargo, los robos en viviendas estaban "a la orden del día".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1999