Jatamí pide una "verdadera democracia internacional"

Italia e Irán iniciaron ayer, con la firma de cuatro acuerdos de cooperación, una nueva etapa de amistad política e intercambio económico que marca el principio del fin del aislamiento internacional del régimen de Teherán. Recibido por el primer ministro italiano, Massimo D"Alema, el presidente iraní Mohamed Jatamí subrayó las "numerosas afinidades" entre los dos países y entre las dos visiones del mundo que representan. Frente a quienes piden al régimen iraní que respete los derechos humanos, Jatamí se atrevió a reclamar la necesidad de "una verdadera democracia internacional", que haga frente al riesgo de "dictadura mundial" y que permite a cada pueblo "vivir una vida digna y decidir su proprio destino".La segunda jornada de la visita oficial de Jatamí a Italia estuvo marcada por el contraste entre los dos rostros de Irán. El de Salman Rushdie, condenado a muerte por el régimen de los ayatolás que ayer fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Turín (norte de Italia), y el que quiere representar Jatamí, desde que hace 21 meses fuera elegido presidente de Irán. Ni el escritor, que ayer reconocía que la pesadilla "no ha terminado aún", ni los disidentes iraníes agrupados en el Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI) parecen confiar demasiado en la imagen reformista de Jatamí.

En Roma, se reprodujeron las protestas del CNRI y el automóvil que trasladaba al presidente iraní fue alcanzado por una lluvia de huevos rellenos de pintura roja, lanzados por una decena de disidentes que lograron burlar la imponente muralla de seguridad que protege a Jatamí en todos los desplazamientos. La policía italiana detuvo a 13 personas por este motivo, y a otros tres disidentes en las inmediaciones de Piazza Venezia, donde Jatamí, acompañado por el ministro de Defensa italiano, Carlo Scognamiglio, colocó un ramo de flores en la tumba del soldado desconocido. La oposición iraní atribuye la supuesta apertura de Jatamí a la imperiosa necesidad de inversiones extranjeras que tiene el régimen de Teherán, en estos momentos al borde de la asfixia económica, con el 50% de la población por debajo del llamado umbral de pobreza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de marzo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50